¿Desenchufar, desconectar?

Publicado: septiembre 8, 2016 en Uncategorized

1 2

La televisión española en el estío se vuelve muy ideológica. Se pone al servicio del Estado o del gobierno para impulsar, a toda costa, que España va bien – lema de expresidente de gobierno que se ufanaba de las proezas del boom del ladrillo aunque también lo hacía Zapatero. Bajo esa premisa, los noticiarios, intentan empujar a la ciudadanía/ y familias a tomar las vacaciones que la operación retorno, el estrés postraumático vacacional entre otras zarandajas que vas escuchando – en el fondo te crean o generan una falsa necesidad. En ese afán de sacar a la ciudadanía de casa entrevistaban a una pareja que salía con el coche, los hijos e hijas y con las maletas a la playa. Es decir, el prototipo de familia ideal del reportero y sus jefes (por eso digo que es ideológico porqué el ideal de familia tiene muchas representaciones/construcciones sociales). Y decía, al menos la mujer, que iban a desenchufar. Sí, es la palabra que más suena en la estación del verano. Además propia de estos tiempos líquidos. Quiere decir que no estás on line/conectado. De un momento a otro nos hemos convertido como máquinas que se conectan o desconectan. Hacia eso vamos. Sí, muy triste. Pero en realidad, estos pobres veraneantes nunca desconectan por lo que he podido observar. Siempre andan muy enchufados y muchos con cara de mala leche. Me explico, los que dicen que desenchufan están mirando los móviles/celulares todo el día ¿en qué momento tienen un minuto de paz? Muchos de ellos cogen cierto estrés porque no pueden ver por la tele los partidos de fútbol, necesitan llenar su tiempo libre que lo alquilen como sugería el poeta Oquendo de Amat. En mis caminatas en solitario veo a muchos y muchas personas que corren y caminan también y van muy apertrechados en su recorrido. Con móviles y hablando con ellos, con relojes que les miden las pulsaciones o con pinganillos escuchando música- con tanto aparato parecen esas corazas de los caballeros medioevales ¿en qué momento escuchan la vida, la naturaleza?, ¿se pueden escuchar? Hay que rellenar el tiempo (o vacíos existenciales) como sea. Pobres, no tienen un minuto de silencio y no se pueden escuchar. Son los tiempos licuados, amigo Bart.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s