En tierra de candangos, Brasilia (3)

Publicado: octubre 4, 2016 en Uncategorized

foto-cronica-564

Desde que empieza la mañana sientes que el calor te acosa en esta colosal ciudad. Hay días que parece que el cielo, con nubes muy altas, estuviera bajo la sensación térmica de estar metido bajo un enorme manto de calima. El sol aparentemente oculto pero está ahí, omnipresente. Me digo que trabajar en estas condiciones al aire libre hay que armarse de valor. No es muy fácil porque las construcciones urbanísticas son de un gran calado y, claro, hay personas que están detrás de esas construcciones, al margen de los ingenieros y arquitectos. Son esos sudores anónimos que no vemos en las grandes ciudades. El paseo por las principales edificaciones de la ciudad utópica es en un autobús porque hacerlo a pie es morir en el intento: por el intenso calor y porque no hay manera de hacerlo caminando por su mismo diseño. Es una ciudad que te cambia el chip y hay que adaptarse a ella. Mientras soportaba estoicamente el calor aprovecha para leer una novela/ensayo/investigación periodística de Javier Cercas “Anatomía de un instante”, sobre el golpe del 23 Febrero de 1981 en España. Es un texto híbrido que tiene muchas entradas. En las librerías a la obra la puedes ver en la sección literatura, en ciencias políticas, en ensayo, historia. Es una investigación prolija sobre este hecho que remeció por unas largas horas a la frágil, entonces, democracia española que emergía de una dictadura de cuarenta años. El texto tiene muchas aristas y, eso, a veces confunde en la idea sí estamos ante una obra de ficción basada en hechos reales o hechos reales que se convierten en ficción. En ambos casos puede ser una dicha o una camisa de fuerza a la narración. Y el relato se encamina y refuerza el relato hegemónico de la transición en la vía de echar al olvido. Hay ratos que el relato, en una de las fortalezas de Cercas, de subyuga. Pero cuando el narrador, te despierta, con sus juicios de valor, rompe esa magia y se hace no creíble. Presumo que no era fácil contarlo y hay que premiar a quien lo ha escrito. Todas estas ideas me mecen mientras espero el taxi para ir a un centro comercial a cenar con unas amigas brasileñas. Boa tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s