Caro Pepe

Publicado: enero 8, 2017 en Uncategorized

Hay personas que entran en tu vida y te hacen florecer. Te dan aliento suficiente para el largo tramo que todavía falta recorrer. Es más, te sientes compañero de ruta aunque, muchas veces, no hayas tenido una relación cercana con él. Recuerdo que cuando trabajaba sobre un indígena litigante que reivindicaba sus purmas (barbechos), cuyo expediente encontré en el sótano de la Corte Superior de Loreto, sus ensayos sobre la historia de la ciudad de Iquitos me dieron suficiente luz a ese período muy visitado, pero con poca reflexión todavía, como lo fue el período cauchero en la floresta. Luego coincidimos en diferentes lugares y momentos. Yo siempre lo veía como un intelectual paradigmático empuñando su bicicleta. Aquel que podía unir el rincón de la academia y estar en la palestra al mismo tiempo. Me parece que es una tarea hercúlea, nada fácil. Saber mantener la coherencia en el océano de contradicciones que tenemos delante es un quehacer permanente y de urgentes saneamientos. Su defensa por una educación pública de calidad fue una de sus tareas que la cumplió a rajatabla y que lo llevó hasta la vida personal; no era de aquellos que se llenaban la boca pidiendo, por un lado, educación pública en marchas y manifiestos y, al mismo tiempo, mandaban a sus hijos a colegios privados o carísimas universidades privadas. Le dije una vez que por su actitud me parecía al del filósofo sardo Antonio Gramsci, sonrío cariñosamente por el piropo y callo con humildad. Cierta vez en Lima, de manera fortuita, nos encontramos en un centro comercial y nos abrazamos efusivamente, ese gesto era parte de él, era muy afectuoso como lo puede testimoniar su mujer Corina y Cecilia, su hija. Luego tuvimos una relación intermitente por el correo electrónico e intercambiamos algunas opiniones sobre diferentes temas, inclusive me recomendó un libro sobre historia de las ideas y me hablo de su descendencia del que se sentía muy orgulloso. Hoy, a días de entrados este año, me avisan sorpresivamente que Pepe Barletti ha partido y me quedo en mi sillón azul con más preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s