El país de las últimas cosas

Publicado: mayo 4, 2017 en Uncategorized

Por voluntad propia he renunciado a leer los diarios y a escuchar los telediarios. Tengo la sospecha que nos quieren volver locos y borrar la memoria de lo que sucede por estos días. Es un plan trazado en un contubernio de los políticos (y otros que detentan el poder) y los dueños de los medios de comunicación. Llámenme chalado o chiflado si quieren pero hay algo que razón en lo que digo. Entre las noticias se cuela publicidad ñoña, con el mensaje que todo va bien, que son los analgésicos o píldoras de autoayuda que nos ayudan a mantener, a duras penas, el entusiasmo ¿no se dan cuenta que esto se cae? Muchas veces la publicidad o reclame – como se decían en mis tiempos apelando a un argentinismo, va edulcorado en tono de flatulenta nostalgia como la de unos padres que visitan a sus hijos que han emigrado y les llevan café – café que no se hace en este lugar de la península. Por eso me digo que hay algo que no va bien, que no cuadra. La pus de la corrupción explota, día sí o día no, por todos lados y todos la miran con soslayo. En una actitud que dice, eso no va conmigo. Se parece, y mucho, a las conductas de la ciudadanía de los países totalitarios (¿el mercado será una dictadura?) o de aquellos que han salido de largas dictaduras, es mejor mirar hacia otro lado. Es un mundo gris y de complicidades el que se ha creado. Se han acostumbrado a oler lo putrefacto y se come sin ningún problema. Sin hacer ascos. Cada vez que voy a un concierto de música clásica (estuve en un concierto de Javier Peiranes, gran pianista de estos charcos) o a una marcha a favor del pueblo saharaui percibo, que en el fondo de las cosas, nadie quiere cambiar este estado de descomposición de la vida pública que estamos viviendo. La gente se ha acostumbrado a este “supuesto bienestar” y no quiere cambiar. Un partido político tiene doble contabilidad, una en negro, probado judicialmente ¿creen ustedes que el presidente de ese partido no tenía conocimiento? Mientras tanto el presidente de ese partido (y presidente de Gobierno) muestra en su FB sus paseos matutinos en Brasilia antes del encuentro con un presidente como Temer cuestionado por corrupción ¿se imaginan la foto de dos presidentes mancillados por los casos de corrupción? Alucinante. O las noticias que dan desproporcionada y sobrevalorada atención a las declaraciones de un memo jugador de fútbol que va de guay (de bacán). Es muy extraño, esto se desmorona pero nadie quiere que se caiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s