Un abrazo de sierpe

Publicado: junio 20, 2017 en Uncategorized

Di viaggio o di viaggi nella foresta siempre está en la mente de quienes están en ella o de los que se van a la selva ¿será la anchura del mar verde donde todo está patas arriba que excite a los viajeros y viajeras? Es un movimiento dialéctico y permanente como cuando repta sigilosamente una serpiente. Nada está quieto. Se viaja a través de la ayahuasca, de las historias, de los mitos o en barcos a lo largo de sus ríos y meandros. Nadie queda en su sitio, se mueven hasta los árboles. Este breve introito es para reseñar la película “El abrazo de la serpiente” donde quien hace el viaje es Karamakete, un indígena que se ha convertido en un “chullachaqui”, un hombre sin atributos, cercenado de emociones y con apenas recuerdos – la historia del chullachaqui este personaje amazónico es diferente al de conocemos, el nuestro es un diablillo que busca hacer perdernos en la frondosidad del bosque. El es el gran protagonista de la historia, de esta historia narrada en blanco y negro (dicen algunas apostillas sobre la película para poner calma a la exuberancia de las imágenes de la selva que en verdad lo logra). Lo interesante es que el chamán Karamakete siempre fue un marginal, contestatario, levantisco y en su camino carga un sentimiento de culpa con lo que le pasó en su aldea o comunidad que prácticamente ha desaparecido de la faz del bosque. En el relato aparecen algunos caucheros peruanos y colombianos que están relacionados con el descepe de este recurso del bosque. La historia hace coincidir, en diferentes momentos, con la llegada a la selva de un explorador y un botánico extranjero – uno más codicioso que el otro, en busca de la planta de la chakruna o yacruna y quien les echa un cable es el chullachaqui que no les pone fácil el camino. Con el último visitante Karamakete le hace hurgarse en su propio yo para que pueda conocer donde habita la planta. Cuando la conoce hace su viaje a través de las alucinaciones que será su salvación pero el viejo chamán desaparece de la historia. Me parece que es uno de los primeros relatos en el cine sobre la Amazonía en que el protagonista es un indígena aunque quizás haya podido nutrirse el relato, solo hay algunos guiños, de una visión del perspectivismo en la floresta, la película hubiera ganado más anchura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s