Mares de fondo

Publicado: noviembre 11, 2018 en Uncategorized

Una mujer con rostro adusto y ceñudo se baja el autobús y mira a los danzantes bolivianos por una de las calles aledañas, cerca de la Estación de Atocha, me lanza una mirada como preguntándome que es esta invasión. La miro y le quito importancia a su gesto. Los bailarines andinos con trajes muy coloridos siguen el ritmo, el tiempo no acompañaba, el cielo estaba encapotado o ¿el cielo así era un buen augurio? En las aceras la gente formaba corros y veía pasar a la caravana de danzarines con altoparlantes con la música que guiaba cada pelotón que daba brincos y piruetas. Un joven enarbolaba la bandera del arco iris con clara alusión al incanato, salvo mejor interpretación. La gente miraba con cierto escepticismo y sacaba sus móviles para disparar una foto para el recuerdo. En la cabeza de la marcha había un cartel que rezaba: Nada que celebrar 12 de octubre, seguidamente decía, Castilla con los pueblos. Es muy interesante esta manifestación en la capital del Reino que se llevo un serio desencuentro con América donde pensaban encontrar cíclopes, blemios y esciápodos. Recuerdo que un joven nativo de estas tierras, progre pero muy colonizado, me dijo una vez que él no se arrepiente de nada de lo que hayan hecho sus ancestros en las Indias, él estaba libre de culpa y se fumaba un porro muy suelto de huesos – me escamó su total ignorancia de todo el proceso histórico. Aunque también hay la otra cara de la moneda, jóvenes americanos que le echan la culpa al proceso de desencuentro con España y se quedan cruzados de brazos lanzando denuestos racistas de todo calibre a su propia ciudadanía. En otro lugar de Madrid, en una parada militar, un grupo de personas izaban a rabiar banderas de España (por el tema de Cataluña) y abucheaban al actual presidente de gobierno y le decían okupa – es la prédica de la derecha (extrema y no extrema) sobre el acceso al poder del actual presidente por un medio regulado constitucionalmente como lo fue una moción de censura, pero esta no entiende de razones y argumentos. Vocifera. Grita. Arma guirigay cada que puede. A veces pienso que es la única manera que hace política cierto sector de este reino, es la bravuconada. Así ya envalentonados este sector y sus seguidores el líder del partido conservador, se vino arriba, y alegó que se sentía orgulloso que un país como España haya descubierto un continente ¿realmente lo dijo en serio?, ¿fue un gazapo a posta para estar en la boca de la gente? Lo peligroso de ese discurso del líder conservador es que hay mucha gente, con ignorancia supina, que se lo cree. Así estaban las aguas por el doce de octubre.

P.D. Nos recordaba un escritor en un taller de escritura que en esta parte de la península que de diez personas sólo dos leen libros, el resto de los ocho no se acercan a ellos ni por equivocación durante el año.

Anuncios

Para discutirlo (II)

Publicado: noviembre 8, 2018 en Uncategorized

El libro de Linda Tuhiwai Smith “A descolonizar las metodologías. Investigación y pueblos indígenas”, como buen libro merece muchas relecturas. Me detendré en una de ellas. En el caso maorí, en Nueva Zelanda, hay un tratado en este pueblo indígena y el Estado, sobre el cual hay negociaciones. Lo cual, a priori, nos hace pensar que es un pueblo, relativamente, organizado para negociar con el Estado. En el caso latinoamericano, hay muy poca tradición legal de la firma de tratados de pueblos indígenas con el Estado imperial de entonces o de los Estados de las nuevas repúblicas. Esto hace que los pueblos indígenas sean mucho más vulnerables en sus negociaciones con el Estado ¿acaso no es el famoso principio de gobernanza “divide y gobernarás”?, en ese sentido ¿nos hemos puesto a pensar que la organización política- administrativa de comunidades nativas tiene más debilidades que fortalezas?, ¿Qué la concepción de territorio hay que discutirla con la comunidad nacional? Esta y otras ideas es lo que suscita el libro de Linda Tuhuwai. Por ejemplo, está sobre la mesa la discusión sobre el conocimiento tradicional e inclusive hay una normativa sobre la misma. Pero esta situación no es para nada pacífica. Para una de las parte hay cierta desconfianza hacia el Estado ¿quién identifica determinada planta que genera un conocimiento tradicional negocia con la comunidad, con la federación o con una agrupación de peso nacional?, ¿esa recolección de información se hace a través de un proceso intercultural de consulta? Como digo no es una territorio tranquilo ¿la comunidad donde se identifica un conocimiento tradicional tiene unos protocolos de autorización de ámbito comunal, de la federación o de ámbito nacional?, ¿con quién se negocia ese ingreso a la comunidad con el Apu o jefe de la comunidad, con el sabio o sabia?, ¿los sabios o sabias de la comunidad están de acuerdo? Hay muchas preguntas en el tintero, pero el libro “A descolonizar la investigación” nos puede proveer más preguntas que exigen respuestas.

https://www.publico.pt/2018/11/04/politica/entrevista/esquerda-mostrado-maturidade-enorme-engolir-sapos-1849671

Para discutirlo

Publicado: noviembre 6, 2018 en Uncategorized

A raíz de una publicación “Indigenous Evaluation” de la Asociación Americana de Evaluación me enteré de la publicación del libro de Linda Tuhiwai Smith “A descolonizar las metodologías. Investigación y pueblos indígenas”, la traducción es de Katheryn Lehman, la autora es maorí y con experiencia en evaluación de proyectos. Desde el primer párrafo del libro te remece. Te hace pensar del trabajo diario o de lo que hiciste en tiempos pasados. Es un zurriagazo merecido. Me parece que quienes se dedican al trabajo con integrantes de pueblos indígenas, personas indígenas o no, sería interesante que pudieran husmear el libro. El texto ha tenido mucho éxito y sus ideas han sido incorporadas como buenas prácticas en el mundo de la evaluación. Leyendo uno de los párrafos del libro recordé la misma reflexión de Edward Said sobre el papel de los antropólogos y antropólogas en estos jardines. Said decía que eran la avanzadilla del imperialismo. Tuhiwai Smith señala, citando a un intelectual indígenas, que los pueblos indígenas deberían sacudirse de la tutela de estos profesionales que están hastiados que formulen, los antropólogos, los criterios sobre ellos – una expresión de estos son los peritajes antropológicos (de los cuales he participado e impulsado en mi paso por la floresta, me parecen que debe replantearse todos) o las descripciones sobre estas poblaciones. Es una queja o reclamo que puede verse a diario. A mí siempre me asombraba que en la Amazonía norte de Perú, indígenas organizados o no tenía al lado derecho o izquierdo, a un antropólogo (o un abogado) para sus alegaciones y reclamos. Me parece bien que los “acompañen” en un determinado momento o que este sea muy puntual, pero luego hay que dejarlos ir. Deben encontrar el camino por sí solos y romper las tutelas mentales sino estaremos en el mismo círculo o juego perverso. En este sentido, la cooperación internacional (¿es una forma de imperialismo?) ha avalado estas soluciones, con la aprobación de proyectos y otras menudencias, que las organizaciones indígenas estén asesorados por estos profesionales y sin ningún rubor de por medio. Los libros como los de Linda Tuhiwai Smith, merecen ser leídos y discutidos.

P.D. Lo que si deja mucho que desear es que la editorial en los folios finales señale el día que se diseñó el texto coincidía con la votación y decisión del pueblo catalán por su futuro en libertad y el “… siempre imperial y colonizador Estado español lo reprimía violentamente”. Es una apostilla con verdad a medias de una editorial de esta parte del imperio.

Un retrato muy personal del extraño personaje que fue Ludwig Wittgenstein, de este místico sin creencia, de este pensador solitario y radical que, negando toda la filosofía tradicional, enseñó a filosofar de una nueva forma.

https://blogs.herdereditorial.com/filco/wittgenstein-el-cabecilla-de-una-nueva-filosofia/?fbclid=IwAR2BfyvupXr9JlrlTKozC-JQBmtbjuVVlcNzLU8HiY8tU0EVziHja70D2R0

Cíclopes, blemios y esciápodos

Publicado: noviembre 4, 2018 en Uncategorized

En estos días de celebraciones por el redescubrimiento o desencuentro de América ha levantado la moral a ciertos políticos españoles, que se enorgullecen de haber descubierto América, claro, sin preguntar a los que fueron descubiertos sí estos pensaban igual. Caminaba ese día por Madrid y me topé circunstancialmente con una marcha por la descolonización protagonizada mayoritariamente por población boliviana, me pareció genial una respuesta in situ al saqueo de las minas de Potosí. El reclamo de la descolonización de América no me pareció baladí, pues, todavía pesa sobre la cabeza la actitud mental colonizadora de muchos lugareños. Hace poco salía una noticia en un diario sobre el desencuentro de América con Europa a través de los ojos de la cultura europea. Se decía que más allá de Finesterre solo se podían encontrar cíclopes, blemios – criaturas con la cara en el pecho- y esciápodos -que tenían una sola pierna con un pie gigante. Es más, había mucha literatura que lo justificaba. Más allá de la civilización había monstruos horripilantes. Un gran chasco se llevaron los que pisaron las tierras americanas cuando vieron que no eran personas con esas características que lo dibujaban los libros. A pesar de estas evidencias seguían algunos libros narrando, machaconamente, que más allá de Europa los lugares estaban poblados de estos seres no humanos que alimentaban el imaginario de este lado de la tierra. Esta misma situación pasa cuando en las películas de ciencia ficción se imaginan a seres de otro planeta siempre son seres fantasmagóricos e irreales ¿será esto así?, ¿son seres como nosotros?, ¿serán como los Karuara que nacen sin culo? Pareciera ser que la tradición occidental es imaginar seres quiméricos para aquellos que están fuera de sus fronteras ¿los romanos cómo imaginaron a los bárbaros?, ¿Así también son vistos los inmigrantes, seres delirantes que solo traerán el mal a estas tierras de buena civilización? Lo interesante de la crónica es que en un párrafo final señalaba ¿no será acaso al revés? Es decir, que las poblaciones al mirar a los europeos que pisaban tierras americanas no los miraban como si estos fueran como los cíclopes, blemios y esciápodos ¿acaso los pelacaras no son una respuesta a la invasión?

https://video.repubblica.it/edizione/milano/milano-mimmo-lucano-si-commuove-un-altra-umanita-e-possibile-e-il-pubblico-intona-bella-ciao/318395/319022?ref=fbpr