Archivos para julio, 2014

Turbación de manatíes en Nauta

Publicado: julio 31, 2014 en Uncategorized

IMG-20140731-WA0002

Con las amigas y amigos de Radio Ukamara en Nauta, a orillas del río Marañón.

Una pesadilla de la maraña

Publicado: julio 31, 2014 en Uncategorized

1

Es sólo un espejismo en medio de la maraña.

2

Cuando despertó notó que la batahola urbana y consuetudinaria había desaparecido en el puerto difunto por arte de magia. Pero en lugar de sonreír se asustó. Le entró miedo y no se movió de la cama para desperezarse como era la rutina de las mañanas. No, mil pensamientos pinchaban su ánimo. El corazón iba a toda prisa. Mierda, me quedé sordo, balbuceó resignado y con mala leche. Pensó que la hipoacusia silenciosamente ganaba esa batalla. Notaba que cada día sentía se volvía más sordo. Que en una conversación ensayaba artimañas para oír mejor, buscaba el mejor ángulo para escuchar a su interlocutor o interlocutora sino no apenas oía el final de la frase y para no quedar mal y contaminarse de culpa, sonreía. Como buen pesimista que es pensó que esa mañana había tocado fondo. Era sordo al completo. Mentó la madre al destino, al maldito guirigay de los platanales y se acurrucó como un caracol dentro de su caparazón. Metido en su presumible sordera ignoraba que el alcalde en un gesto que decía mucho de la primera autoridad edil, en el área señalada como Centro Histórico del condado literario de Isla Grande, los irónicos, la llamaban Long Island, decretó una medida revolucionaria sin precedentes en el marjal: la restricción del tráfico de vehículos motorizados y que los bienes inmuebles declarados bienes culturales serían restaurados respetando el contexto urbano. Él se enteraba de la medida edil por las noticias de los radioperiódico y esbozaba una sonrisa floja. Además, las obras que se edifican en esa superficie respetarían las leyes y reglamentos con extremo rigor. Que para facilitar la locomoción de las personas ponía a disposición bicicletas gratuitamente que sólo circularían por el centro histórico y que, seguidamente, se empezaría la construcción de carriles bicis por todas las avenidas. Sonrío. Daba brincos por la noticia, además que la sordera no había ganado la guerra sino que por esa medida municipal no se escuchaba la bulla de motocarros y otros vehículos. Estaba muy feliz, japy. Hasta que súbitamente despertó cuando golpeaban la puerta de su habitación, era uno de los vecinos de la quinta que le recordaba que guardara el agua en los bidones que más tarde la iban a cortar. Al abrir la puerta entró una ráfaga de bulla del jirón Próspero y todo volvió a ser lo mismo.

Nueva Alianza

P. Miguel Ángel Cadenas
Parroquia Santa Rita de Castilla
Río Marañón

P. Manolo Berjón
Parroquia Santa Rita de Castilla
Río Marañón

Como es de público conocimiento, en el mes de mayo posiblemente, se ha producido un derrame de crudo en el Oleoducto Nor-peruano a la altura de la comunidad de Cuninico, distrito de Urarinas, provincia y departamento de Loreto, área de amortiguamiento de la Reserva Nacional Pacaya Samiria. Insistimos en mayo porque las manchas de petróleo en la altura de los árboles indican que el río todavía estaba muy crecido.

NUEVA ALIANZA: jugando a despistar.

El 23 de julio 2014 personal de Petroperú llama desde Saramiriza a la comunidad nativa kukama de Nueva Alianza, distrito de Urarinas, provincia y departamento de Loreto, área de amortiguamiento de la Reserva Nacional Pacaya Samiria. Les avisan de la pronta llegada de un helicóptero. A la 1:00 p.m. llega un deslizador y, sin atracar en la comunidad, entra por el Urituyacu, hasta el Oleoducto Nor-peruano en su cruce por el Urituyacu. La gente de la comunidad calcula que ese mismo deslizador sale hacia las 4:30 p.m. ¿Qué han estado haciendo? Misterio.

Posterior a la salida del deslizador llega un helicóptero, hacia las 5:00 p.m., con personal de Petroperú. Aterriza y se reúnen con las autoridades de la comunidad. Les comentan que en el Km. 58 ha habido otra rotura del oleoducto y hay un derrame. Inmediato han suspendido el bombeo de crudo por el Oleoducto Nor-peruano. La luz del día va de bajada y las autoridades de la comunidad, que han ido a comprobar, sólo alcanzan hasta el Km. 55. No han podido ver nada y regresan.

Al día siguiente, 24 de julio, una comisión de moradores de Nueva Alianza entra temprano en la mañana de nuevo y caminan desde el Km. 56 al Km. 62, pero tampoco han visto nada. Lo cierto es que en el Km. 58, dice la población local, el oleoducto está enterrado. Y un dato adicional: en el año 1995 hubo otro derrame en este Km. 58 y han tenido que cavar como unos 10 m. para poder encontrar el ducto y subsanarlo. Los lugareños indican que hay, en estos momentos, muchas personas con diarrea, tanto niños como adultos. Esta segunda comisión se encuentra en la zona con personal de Petroperú que está inspeccionando.

El 25 de julio en horas de la mañana un representante de Petroperú y otro de OEFA (Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental) llegan de nuevo a la comunidad, y tranquilizan a la población porque “no hemos encontrado nada”. La población pregunta: ¿por qué han ido al lugar? Afirman que OSINERGMIN (Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería) les ha hecho llegar una denuncia de un derrame, pero no han encontrado nada.

Como ellos están en la zona de emergencia [Cuninico dista tres horas en peque peque y 21 km.] han ido a constatar y no han encontrado nada. La comunidad propone a los visitantes ir a observar el oleoducto que “está todo carcomido y oxidado”. Se han ido con las autoridades. Han tomado fotos y han comprobado en qué sentido corre el agua. ¿Eso es todo? Se precisan medidas urgentes y un oleoducto que se adecue a las normativas ambientales mínimas: el ducto no debe tocar ni la tierra, ni el agua.

La población aprovecha la oportunidad para reclamar por el apoyo social: comida. Los periódicos indican que Petroperú hizo declaraciones indicando que estaban atendiendo a los pobladores de las comunidades vecinas con alimentos y medicinas, pero ellos no han recibido nada. Los representantes de estas organizaciones no responden la pregunta, guardan silencio.

¿Qué nos queda de todo esto?
1. Una sospecha de algo extraño, un cierto olor a podrido.
2. Nerviosismo por parte del Estado.
3. Puede que alguien en OSINERGMIN haya visto algo extraño y ha dado la voz de alarma. Posteriormente Petroperú ha mandado callar. ¿Por qué preguntan a la gente si han visto un derrame funcionarios de Petroperú? ¿No les parece extraño el comportamiento del Estado? Posiblemente nunca sabremos la verdad.

Nos transmiten una sensación de “confusión”. Quien tiene la tarea de velar por el bien común y ofrecer seguridad nos genera caos. Un caos diferente del tohu babohu bíblico, donde el caos primigenio sirve para crear orden.

El 26 de julio las autoridades de la comunidad de Nueva Alianza acuden a Cuninico. Petroperú aprovecha para reunirse sólo con las autoridades de Nueva Alianza. Y salta la liebre. Se resisten a aprender la lección. Un tipo que se presenta como “asesor legal de Petroperú” afirma, suelto de huesos, que el agua “está limpia y no está contaminada”. Las autoridades de Nueva Alianza agradecen y dicen que de esa forma ya no estarán preocupados por consumir esa agua, parte de la población no cree a este asesor ni a sus autoridades. El tal asesor legal de Petroperú ofrece atención médica, capacitar a dos personas de la comunidad de Nueva Alianza en salud y trabajo para sus pobladores en forma rotativa. ¿Quién se puede resistir a estas ofertas?

Pero la guinda de pastel viene a continuación: “si ustedes siguen jodiendo, nos retiramos y quedan ahí con su contaminación”. ¿No había dicho que no hay contaminación? ¿En qué quedamos? “No hagan alarma, estamos entre peruanos, la prensa nos ha sacado el ancho”. A nuestro parecer la prensa ha sido todavía muy benigna. Excepto unos contados periodistas nadie más se ha acercado a la zona. Y la mayoría de los medios no cuentan con informaciones de calidad. En juego está la democracia. Sin unos medios que controlen a este “desbocado poder”, no puede haber ciudadanía. E insistimos, en la selva la ciudadanía está en quinta categoría. Mientras esto no se solucione, y parece que funcionarillos estatales como este pretendido asesor legal de Petroperú no quieren, no puede haber democracia. Todo indica que el cambio en el directorio de Petroperú no surte efecto. En vano. “Atrapar vientos” que dice Qohelet.

Por cierto, estamos a las puertas de Fiestas Patrias [el 28 de julio se celebra la independencia del Perú] y eso de “estamos entre peruanos” nos parece indignante. Sí, entre peruanos, pero que se respete la ley, señor asesor legal, que se respete la ley. Una ley que sea igual para todos, no solo para unos listillos. Señor asesor legal, sus hijos, si los tiene, irán a los mejores colegios y tendrán atención en salud, los ciudadanos de Nueva Alianza cuentan con un sistema sanitario y educativo indigno. Por eso recordamos, sí, estamos entre peruanos, pero unos de primera y otros de quinta. Y no estamos de acuerdo. Señores periodistas, saquen el ancho a funcionarillos como este tipo. No quiere aprender la lección. Por supuesto, jalado en ciudadanía.

CUNINICO

Volvemos a Cuninico, al derrame que nosotros, escuchando a la población local, situamos en mayo. El 25 de julio 2014 una comisión del Ministerio de Trabajo realiza una inspección. Entre los primeros trabajadores, los que se sumergieron en el crudo, hay 4 menores de edad. Estos menores de edad se ratifican en lo declarado. Un poco se pudo ver en el programa Panorama el domingo 20 de julio. Cada declaración posee un acta firmada y tuvieron el detalle, que agradecemos en aras a la transparencia, de dejar una copia a los interrogados.

La comunidad, por su parte, ha elaborado una lista de todos los trabajadores que se sumergieron en crudo. Lo cierto es que ahora, como ya comprobamos en nuestra visita de la semana pasada, continúan con diversos malestares. Los menores de edad están con fiebre, dolor de cuerpo, espalda y columna. Y uno de los jóvenes, mayor de edad, continúa orinando sangre.

No es poca cosa esto de orinar sangre. Aparte del cuadro clínico que se pueda realizar, para el pueblo kukama la sangre es la vida. Si, por casualidad, alguien pelea y le hace un rasguño a otra persona y derrama sangre, son capaces de demandar por la sangre vertida y pedir una compensación económica. Ahora este joven orina sangre, ¿podemos comprender, además del cuadro clínico que resulte, el sufrimiento que esto genera?

En Cuninico OEFA está visitando casa por casa para responder algunas preguntas del siguiente cariz: ¿Para qué sirve el agua? ¿Toman, cocinan y se bañan con el agua del río? ¿Qué enfermedades ha tenido la familia últimamente? ¿Qué saben del derrame?…

El viceministerio de Interculturalidad, dependiente del Ministerio de Cultura, ha enviado un antropólogo a Cuninico para investigar lo que está sucediendo. Está bien y lo aplaudimos. Pero nos surgen varios interrogantes: ¿cuánto tiempo permanecerá en la zona? ¿Tendrá en cuenta todos los cambios culturales que acarrea un evento de este tipo? ¿Considerará el impacto sobre la pesca a largo plazo? ¿Se percatará del terrible y escandaloso derrame en un varillal y los efectos sobre el ecosistema? ¿Tendrá preocupación por las personas que viven dentro del agua? ¿Tendrá suficientemente en cuenta la religión chamánica kukama? ¿Atisbará la afluencia de gente, también comerciantes, que está atrayendo un suceso como este y el impacto que causa? ¿Percibirá la migración que se avecina una vez que pase la emergencia? ¿Señalará el control espacial que ejerce Petroperú con las 6 casas alquiladas en lugares estratégicos de la comunidad, incluido, por supuesto, el teléfono? ¿Es necesario un suceso lamentable de este tipo para que recién el Estado evalúe la importancia del agua para el pueblo Kukama? ¿No son estos análisis tan rápidos demasiado simples para la envergadura de todo lo que está sucediendo? Y hay más preguntas, pero suficientes por ahora.

A la comunidad les han prometido que continuarán los repartos de víveres. Un cambio: no entregarán pescado salado porque se descompone rápido, lo suplirán con conservas. ¿Tendrán en cuenta que las conservas, para la población que no está acostumbrada, como la población Kukama, produce alergias en algunas personas?

Apéndice: el programa de Panorama donde se ha visto el derrame de crudo debe ser felicitado por su valentía y buen hacer. El funcionario de Petroperú fue públicamente desnudado. Sin embargo, caben dos objeciones, entre las muchas posibles:

1. El derrame se centró en la comunidad de Cuninico. A nuestro parecer esto era del todo conveniente porque la televisión se basa en la visualidad, y gran parte de los impactos en la cuenca no son visuales, lo cual no significa, ni mucho menos, que no sean reales. Un enfoque de cuenca es necesario. ¿Se pronunciará la Jefatura de la Reserva Nacional Pacaya Samiria sobre el impacto que ha causado el derrame sobre la Reserva?

2. Centralizar el reportaje en los varones adultos (aunque ya indicamos que había 4 menores de edad) era del todo necesario, también, puesto que ellos son quienes están limpiando el crudo en la zona. Pero quedan al margen mujeres y niños. ¿Qué implica para las mujeres todo este desastre? ¿Cómo lo están transmitiendo a sus hijos? ¿Alguien se preocupa por lo que están viviendo los niños en estos momentos?

Estas preguntas no son, para nada, inconvenientes al buen trabajo de los periodistas de Panorama, a quienes de nuevo felicitamos, sino aristas que necesitan ser tenidas en cuenta y exploradas.

Nota del 27 de Julio: Alcalde y PNP Maypuco

El Alcalde de Maypuco, sede del distrito, y la PNP (Policía Nacional del Perú) llegan a Cuninico el 27 de julio en la mañana y van a inspeccionar la zona del derrame. La gasolina la pone Petroperú. ¿No les parece extraño? El Alcalde dice que la PCM (Presidencia del Consejo de Ministros) le ha solicitado un informe.

Un ingeniero de Petroperú riega el siguiente comentario: “usted no son comunidad nativa, por eso quien manda es el teniente gobernador, el apu no es nadie”.

Pésimas prácticas las del Estado. Si no interviene la Defensoría, que están sordos y ciegos, ¿quién va a defender a la comunidad y castigar a los pésimos funcionarios estatales?

Es muy pronto. Por eso, en otro día… ¡hablaremos del Estado!

Las mujeres de Cuninico

Publicado: julio 30, 2014 en Uncategorized

P. Miguel Ángel Cadenas
Parroquia Santa Rita de Castilla
Río Marañón

P. Manolo Berjón
Parroquia Santa Rita de Castilla
Río Marañón

Del 15 al 18 de julio 2014 visitamos la comunidad nativa kukama de Cuninico. Algo de lo visto y escuchado ha salido en Panorama el domingo 20 de julio. Pero hay más. Nos avisan que una mujer ha llegado recién de Iquitos, le han practicado una cesárea. Vamos a visitarla. Llegamos a una casa sin pared hacia la calle. Hay dos varones sentados conversando, con sus piernas colgando hacia la vereda. Nuestro guía se dirige a uno de ellos y pregunta por X. Nos da la impresión que el varón es su marido. Nos dirigimos al varón y le indicamos nuestro propósito [construcción del género en pueblos indígenas]. Cuando terminamos de hablar nos indica que ahí está. Cierto, está sentada en una banca. Nos dirigimos a ella. El otro varón se levanta, se despide, y sale. Nos dirigimos a la señora y comenzamos a exponer las razones de nuestra visita. Nos interrumpe el varón: “es mi prima”. Nos disculpamos. Habíamos pensado que era su mujer. Nuestro guía se adelanta: “disculpen más bien, no les he presentado”. Hace las presentaciones. Luego aparece otra señora y una anciana más. Les explicamos nuestro propósito.

“Te has salvado de milagro”, le dijo el doctor. Había sido evacuada al Centro de Salud de Maypuco, sede del distrito. De ahí rápido al hospital regional de Iquitos. Llegó inconsciente. No recuerda nada. Hacía pocos días que había llegado de la ciudad. Su hablar era pausado. Tiene 4 meses de estadía en Cuninico, en casa de su primo. Antes vivía por el Nucuray, territorio murato/candoshi. Mientras conversaba con nosotros atendía a sus hijos que pasaban por la vereda con sus amigos. Tiene 4 hijos, todos bien cuidados. Uno de ellos ha venido a Cuninico para estudiar la secundaria, en su comunidad del Nucuray no cuentan con este servicio del Estado. Los otros tres están todavía en primaria, pero este año no estudian. No preguntamos más, para qué. Seguro que no les ha podido matricular. Y no queremos hablar hoy de educación, que en selva baja es de pésima calidad. Se trata de hacer ciudadanos de quinta categoría.

Su hablar es pausado. Es una mujer en la treintena de su vida. Su marido está trabajando limpiando el desastre, por tanto quedamos en que primero conversaría con su marido y al día siguiente vendríamos a visitarla para una entrevista, si su marido está de acuerdo. Pero no pudimos cumplir, no fuimos a visitarla de nuevo, queda pendiente, al menos esa es nuestra intención. Durante el transcurso de la conversación quiso enseñarnos su operación. Levantó su polo y se vio el tajo practicado, pero desistimos y la mujer bajó su polo y cambiamos de conversación. Guardamos un rato silencio. Le miramos a los ojos y su limpieza nos impresionó. Antes de despedirnos un comunero desliza: “ahorita hay en la comunidad otra embarazada de tres meses que está queriendo caer su feto, parece que le quiere dar su regla”. De nuevo silencio. Después de un tiempo nos despedimos. Caía la tarde y nos fuimos a bañar.

Al salir nuestro guía comenta: “en el Centro de Salud de Maypuco no quieren atender a las mujeres de Cuninico, dicen que provocan abortos. Incluso quieren inculpar a X que les da algo para que caigan sus fetos”. Este injusto y terrible comentario nos lo dice alguien de toda confianza. Nos invade la cólera. Caminamos en silencio hasta llegar a nuestro destino. Caminar nos tranquiliza. Más calmados comentamos a nuestro guía: la contaminación aumenta el riesgo de abortos espontáneos. Ahora es él quien se sorprende. Explicamos lo injusto del comentario de los sanitarios de Maypuco. Al día siguiente lo exponemos en una reunión de autoridades con las comunidades vecinas. Todos, de nuevo, guardan silencio. El día que regresamos de Cuninico la mujer seguía teniendo “dolor de vejiga” y continuaba queriendo caer su feto. A la hora de escribir esta nota (21 julio 2014) una autoridad de Cuninico nos dice que esta mujer sigue con problemas de que su feto caiga.

Nos indican que hay más mujeres en Cuninico que han tenido abortos espontáneos en el último año. Hace falta ser mujer, vivir en Cuninico, acudir al Centro de Salud por una emergencia y enfrentarse con el terrible y duro estigma: “Cuninico, aborto provocado”. Y, no, no es cierto. Pero los galenos o desconocen lo que sucede o miran para otro lado.

Cuninico no parece ser el mejor lugar del mundo para vivir. Si está pensando en comprar una casa, parece que no es el lugar apropiado, menos si tiene niños. Pero si la vida se conjuga en femenino parece tener estigmas añadidos. Este matiz de la contaminación y el género debe ser más explorado.

Nota: si Cuninico está así, ¿qué está pasando en las demás comunidades?

leonardo 1

Así cuentan los niños de Cuninico:

Antes del derrame jugábamos nadando en el rio “La topadita y las escondidas” bien lindo era. Ahora no podemos nadar porque está purito petróleo, nos sale bolita bolita en todo el cuerpo, como alergia, bien feo nos sale cuando nos bañamos. Da miedo votarnos al río. Donde vamos a nadar ya…?
Niña de 6 años (Comunidad Cuninico)

Yo cuando he comido el pescado no le he podido comer porque el petróleo estaba fuerte, no le podía comer…
Niña de 7 de años (Comunidad de Cuninico)

Mi papá sin ropa se votaba, en calzoncillo se votaba a ese petróleo y salía negro puro petróleo, negrito regresaba mi papá de trabajar. Ahí pues nos hemos dado cuenta del pescado, mi mama ha hecho su “pango” para salir a comer en el recreo ¿Qué huele a gasolina? Dice mi mamá, el pescado creo es, le dice mi hermana, total el pescado estaba con petróleo, no le podíamos comer, no le podíamos comer en nada al pescado. Allá han hallado paiche muerto por la quebrada, una boa también han hallado muerto, lagarto, todo han hallado muerto.
Niña de 10 años (comunidad Cuninico)

Los niños de Cuninico, no son niños, son indios pequeñitos…
10 de Julio
Hemos querido entrevistar a los niños de Cuninico, para que nos cuenten como han visto y sentido los impactos del reciente derrame de petróleo en sus vidas, ya que nadie les ha preguntado cómo se sienten y lo que necesitan para volver a vivir felices.

Para el Estado Peruano y para los directivos de Petroperú el derrame de petróleo en Cuninico ha sido insignificante. En su opinión, el crudo no ha llegado al Marañón y las aguas del Cuninico están limpias; pero, han cambiado al directorio de Petroperú para mostrarnos sus buenas intenciones, intenciones que encubren sus insanas acciones de enriquecimiento en desmedro de la salud de la población, especialmente de los más vulnerables, si, LAS NIÑAS Y NIÑOS indígenas que siempre son los grandes ausentes en las discusiones y atenciones del Estado. Es que… SON INDIOS PEQUEÑITOS, sin importancia. El Estado los abandona y les da la espalda, razones suficientes para que los Ministros de Energía y Minas y de Salud, entre otros responsables, hayan renunciado, por su inhumanidad y complicidad con un gobierno enemigo de sus propios niños.

Cientos de niños y niñas afectados y los del Ministerio de Salud se rascan la pansa…

En palabras del defensor del pueblo (de Loreto) en Iquitos el 23 de julio: Saldrá una brigada para atender a las comunidades que están rio abajo de Cuninico por el Marañón. Pero… y las comunidades de arriba del Marañón que están también afectados, qué pasará con ellos? Vimos niños, niñas y personas adultas afectadas en Urarinas, Santa Rosa, Nueva Alianza y Monterrico. Ningún organismo del Estado está entendiendo o no quieren entender el comportamiento de las aguas de restinga cuando sube hacia donde penetran y cuando bajan hacia donde discurren. No están escuchando a la gente, no están visitando las comunidades afectadas. Y que hay de las comunidades del Distrito de Parinari y de todo el trayecto del Marañón que también han sido afectados. Tampoco están comprendiendo el comportamiento del mijano (había mijano-cardumen- cuando se produjo el derrame) cuando huelen el petróleo se dispersan en distintas direcciones y aunque no haya petróleo crudo derramado en lugares más allá de Cuninico, se está impactando en lo más importante de la vida de las comunidades, su alimento. Los peces muertos y las personas enfermas lo explican.

Otro actor que no ha reaccionado con urgencia es UNICEF, interviene en la zona donde cientos de niños padecen los efectos del derrame de crudo. Probablemente como en el caso de la Defensoría no tengan como movilizarse hasta el lugar. Pobrecitos. Podrían pedirle a los apus que ellos vengan hasta Iquitos a recogerlos, no dudo que los apus y las comunidades lo harían aun gastando de donde no tienen para atender un problema donde el mismo estado es el responsable.

Muchas peruanos y peruanas y personas a nivel internacional se han maravillado con KUMBARIKIRA, el video clip que habla de la exclusión racial a los niños indígenas y busca revitalizar la lengua Kukama, pero muy poca gente se ha preguntado por el pueblo de estos niños, donde niños como ellos claman ayuda y respeto, pues están siendo cruelmente contaminados por las empresas petroleras y por el propio Estado peruano durante más de 40 años.

1406721065_007140_1406721289_noticia_normal junquera
Botas deLfusilado Perfecto de Dios. Su hermano acaba de recuperar los restos gracias a un sindicato noruego que financió la exhumación. / ÓSCAR RODRÍGUEZ

http://politica.elpais.com/politica/2014/07/30/actualidad/1406721065_007140.html

Caída libre

Publicado: julio 30, 2014 en Uncategorized

1406647802_161252_1406647886_noticia_normal hundir

http://elpais.com/elpais/2014/07/29/vinetas/1406647802_161252.html