Archivos para julio, 2019

Kafka desvela los aspectos existenciales de la sexualidad, Milan Kundera

Vacunas contra los malos tiempos

Publicado: julio 30, 2019 en Uncategorized

En esta marejada de “fascismo social” que invade Europa corro, desesperadamente, a buscar lecturas para inocularse de tanta ola de crispación social y de vuelta al discurso más negro que asoló Europa desde la segunda guerra mundial con el ascenso de partidos políticos totalitarios, hoy son los populistas de derechas. Hoy hay muchos partidos que llevan entre sus banderas consignas liberales pero que tienen una agenda oculta totalitaria, y ojo que no es Venezuela como a cada momento la prensa nos pone en las noticias. Hungría, Polonia, España, Portugal, Inglaterra entre otros es un digno ejemplo de esta Europa heteróclita. Lo que sí me sorprende es que en España partidos recién hechos y con poco rodaje e historial poco democrático y triunfen exitosamente en el electorado. En España con mucha facilidad se ha dado paso al fascismo a la palestra sin hacerles mucho asco, se puede ver en los titulares de los diarios de derechas. Los partidos derrotados en las urnas con la baza de las alianzas postlectorales se han hecho con el poder y no han tenido escrúpulo, ¿nadie advierte esta codicia despiadada por el poder? Es la poca decencia o de valores democráticos a la baja en la vida pública en este lado del sur de Europa. Con todo este panorama de por medio buscaba un libro que me diera las claves para entender a esta Europa de ceño duro y a la deriva de los derechos fundamentales como es el caso de las personas que migran de un continente a otro para mejor sus vidas y sus esperanzas. Así que leí a George Steiner “La idea de Europa”, es un ensayo lúcido y fresco para entender en actual proceso político tan entrampado que se vive. Se entiende mejor el proceso de la construcción de Europa con sus pasos y retrocesos. De los cafés, de las discusiones, de los paisajes domeñados por las personas. Señala que la lectura puede frenar el mal pero no es suficiente, oficiales nazis escuchaban música clásica y lecturas refinadas y al día siguiente ordenaban matar en los campos de concentración. Igual puede estar pasando hoy con funcionarios de los Centros de Internamientos para Inmigrantes que escuchan un concierto de música clásica, rock o jazz por la noche y al día siguiente, muy temprano, resuelven negando los derechos más elementales de la persona humana. Después de lo que pasó en Auschwitz, con la muerte de judíos, gitanos y homosexuales en los campos de concentración – desgraciadamente, los campos de concentración y la cultura europea casi van de la mano- estas muertes han servido de poco para enderezar el rumbo europeo. A pesar que estas retorcidas ideas flotan en el ágora y que son la negación de Europa, espero que pronto pasen por el fregadero, hay que seguir peleando por la particularidad de esta zona del mundo de cara a las otras hegemonías.

Ecofeminismos para evitar la barbarie

Mundo propio y extraño

Publicado: julio 28, 2019 en Uncategorized

Casi con una puntualidad kantiana tomo el autobús en la mañana muy temprano para venir a la nueva casa. Si lo dejamos pasar es una tortura, es uno de los pocos que nos saca de la isla sino tienes que hacer una caminata de diez minutos o más para salir de ella. Suelo hacer las salidas como una rutina para que el caos, al que soy muy propenso, no reine en esta situación de tránsito. En la nueva casa hay cajas sin abrir y regadas por las habitaciones y sin querer te genera un poco de ansiedad. Hay libros, cosas de cocina, utensilios y falta todavía el orden. F tiene más sentido de proporcionalidad y poco a poco va poniendo las cosas en su lugar, me desespero, me pide calma. Así con esa carga salgo todos los días a la nueva casa. Tengo el ordenador ya instalado en il piccolo ufficio y por eso, con cierta disciplina o neurosis, me he puesto a leer, escribir, ver las novedades. En la venida tomo como tres o dos autobuses, esos cambios de un autobús a otro me quita la ansiedad, voy a mi aire. Lo hago para entremezclarme en los diferentes ecosistemas de la ciudad – el actual Alcalde en un serio despropósito (y gran estupidez) ha eliminado con una norma cicatera la zona restringida en la almendra de Madrid, y también para observar a las pasajeros y pasajeros que suben al autobús. Los miro disimuladamente y trato de inventarme una historia sobre él o ella, sea joven, adulto o persona mayor. Es un ejercicio que me relaja y me mantiene activo, y no hace daño a nadie. Algunos se muestran con rostros ansiosos, otros muy relajados. Casi siempre los veo mirando el móvil, se ríen leyendo los mensajes, pareciera que el entorno en el que viajan les importa un pimiento o una cocona, depende del contexto. Para mirar el móvil no hay edad, casi todos están pendientes de él ¿será algo importante que esperan recibir? Un amigo me comentó que un fin de semana recibió un mensaje de despido, se quedó de piedra. Sin pronunciar palabra. Estos tiempos que pasan y nos mantiene atontados en nuestro propio mundo.

https://elpais.com/elpais/2019/05/03/ideas/1556893746_612400.html?rel=str_articulo&fbclid=IwAR2d3hc2jCWycyP9IjqHW0lNVLw7Q_kaO6Z7WvPKkhTHGxGsZ8jCST_UZ9Y#1557176216701

De las fosas, leones y el circo

Publicado: julio 25, 2019 en Uncategorized

Esa imagen de los coliseos romanos a tope, en el cual el gladiador arriesgaba su vida frente a las fieras que tenían al frente y al público cómodamente sentados en sus asientos gritando, pitando, tomando vino o comiendo es la imagen rancia del placer que, desgraciadamente, se repite a lo largo de los siglos sin muesca ni pudor alguno. Por estos días, está la temporada de tenis en Wimbledon y la imagen del circo y los gladiadores se repite dándome repelús ¿tan poco hemos cambiado los humanos a lo largo de todo estos años? Es muy triste ver que mientras las tenistas o los tenistas que lo están dando todo en la cancha, sudor de por medio, la cámara de televisión cambia de ángulo en las pausas o descansos y enfoca al público asistente y los ves comiendo, mandando mensajes por el móvil, bebiendo cerveza (seguro que es sin alcohol sino arman la de San Quintín), bostezando, durmiendo, pienso que poco favor hace al deporte esas imágenes y al esfuerzo de los deportistas – ya no digo nada sobre las casas de apuestas que se han convertido a las disputas deportivas en una mafia de cuidado, amañando partidos y resultados. El deporte, en parte, ha dejado ser un espacio de competición de los deportistas porque el mercado y las marcas lo inundan todo, casi todo. Las tenistas o los tenistas son personas anuncios ambulantes: que el gorro, que el reloj, que la chaqueta deportiva, que el logo en la camiseta. Así, poco a poco, se ha ido pervirtiendo los deportes sin venir a cuento. Es un circo del mercado y los mercaderes, porque hasta los nombres han cambiado de muchos torneos como el llamar a los campeonatos con los nombres de las marcas. No sabemos que en los circos romanos donde se jugaban la vida haya sido anegado de marcas pero el placer, mientras bebo un vaso de cerveza o de bajar el dedo al rival, de mirar a otro que se esfuerza con pundonor deportivo por un punto en un tie break no ha cambiado nada.

P.D. Para añadir más al circo, la cámara muestra al equipo del tenista y sí está la novia mejor, así la fotografía romántica con fuerte tufo machista está al completo.

https://elcomercio.pe/luces/libros/vallejo-mariategui-sologuren-maquina-poesia-luis-alberto-castillo-imprenta-noticia-ecpm-638380