La ciudad perdida (3)

Publicado: agosto 25, 2016 en Uncategorized

540-Gerald-Rodríguez-y-su-libro-Llena-de-Luna IMG_5874

Hay personas que siendo insulares parecieran que el agua de Sachachorro les genera una severa distorsión en lo que ven. Es una grave miopía y astigmatismo a la vez. La bendita agua tiene un efecto contrario en el globo ocular de esas personas, por lo general, son simples de corazón que tienden a edulcorar los males del viejo puerto, vieja práctica de ciertos viajeros de paso también. Me cuentan que algunos la llaman Isla Bonita, claro, con claros ecos utópicos de la cantante Madonna, pero de bonita tiene muy poco, pareciera ser una isla de la pesadilla infernal por la bulla permanente en la que se vive. Se puede observar en las redes sociales donde se ponen a alabar como tontos las bondades de la ciudad es donde la gana el desgano, la desazón, la memoria corta. Casi siempre son personas que no viven día a día el deterioro de la ciudad. En una suerte de ángel exterminador de esas loas idiotas, muy recurrentes al boato del caucho, son los relatos de Gerald Rodríguez Noriega “Llena de luna”. Las historias navegan en el sentido contrario de esas aguas de las soflamas dulzonas que inundan este lado de la floresta. Los personajes son los perdedores del sistema, los que nunca ganan. Esos seres que los hacemos invisibles en nuestro día a día como el pintor del relato “La cabaña del pincel”. Son los excluidos, como señala Percy Vílchez en el prólogo, de la riqueza que dicen que abunda en este lado del bosque. Los relatos reunidos muestran un gran ejercicio literario de Rodríguez Noriega cuyo aliento, en muchos de ellos, está muy claro, que se decanta por la narración, de más largo aliento, como es la novela. En el caso de este narrador amazónico ha tocado diferentes palos que le ha servido como ejercicio de depuración de la palabra, ha pasado por la poesía y ahora navega en la narración. Se señalaba que la ciudad no tenía escritores, los relatos de Gerald lo niegan, hay narradores que pintan a esta ciudad difícil donde cunde la pobreza y la desesperación. Los relatos de Gerald arañan esa memoria empalagosa que es necesario sanearla.

La ciudad perdida (2)

Publicado: agosto 23, 2016 en Uncategorized

IMG_5500 IMG_5509 IMG_5513 IMG_5486

Una de las visitas obligadas cuando llego a la isla es la del cementerio. Mi padre y mi madre, a la que se suma mi hermano, tienen trazada una romería por las tumbas de familiares y amigos que han partido. Es un ritual simbólico a los ancestros y amigos. El camposanto es uno de los espacios e indicadores de Isla Grande donde se puede visualizar que estamos ante la ciudad perdida. El osario del palustre ha sido declarado bien cultural, del patrimonio inmobiliario de la ciudad. Bueno, dentro de él las normas que rigen sobre este bien cultural, es letra muerta. Se debe a la ineptitud de las autoridades y la actitud desafiante de la ciudadanía frente al mínimo orden que debe primar en este espacio urbano. He visitado muchos cementerios en los lugares que he podido viajar y son sitios para el descanso de las almas. En el cementerio de Ginebra, donde está enterrado Jorge Luis Borges, y motivo de mi visita, prima el verde y la quietud, allí están enterradas también otras personas ilustres. El cementerio de Dublín guarda también la paz, allí está enterrado Roger Casement y que al día siguiente de mi visita había una charla sobre él en uno de sus auditorios. En estos lugares hay unas reglas que las personas vivas deben cumplir y se cumplen. En el cementerio insular estamos ante las reglas que imponen los deudos de los fallecidos ante la dejación de funciones de la autoridad. Los columbarios por ejemplo, en vez de permanecer homogéneos y con dimensiones que están en el reglamento, son de mucho colorido y heterogéneo. Cada uno lo hace como quiere o le den los recursos, es el alpinchismo – que es la patología peruana del individualismo, a la enésima potencia. Allí parece que en lugar del descanso eterno pareciera que estamos ante una fiesta perpetua, se ha subvertido el orden. Los espacios verdes han sido invadidos por más sepulturas con el añadido que en cada sepulcro los deudos, como no, lo edifican a su mejor arbitrio ante la falta de autoridad de hacer cumplir la ley. Hay mausoleos de los más pintorescos. Como uno que parece un campo deportivo o una lancha amazónica, seguro, que será en honor del que partió pero alteran la armonía arquitectónica, el interés común. Lo curioso es que en cada uno de ellos están construidos con sus respectivos asientos para quienes pasen por allí, pero esta idea de lo más excéntrica ha cundido en el camposanto. Porque en el cementerio judío que está dentro del osario de la ciudad en una de las tumbas también he visto ese bendito asiento ¿? Pensé que la comunidad judía iba aplicar con rigor las normas sobre los bienes culturales – recordemos que este cementerio ha sido declarado patrimonio cultural pero se han saltado con la pértiga la ley. En la ciudad todo está patas arriba y el cementerio, donde se debería descansar, es una muestra de ello.

P. D. Con el mejor ánimo, seguro, en el cementerio se ha elaborado una guía de tumbas ilustres pero ante el desorden reinante esta buena iniciativa ha quedada minimizada. Es más, me cuentan que una de las rutas lleva el nombre de uno de los ancestros de quien ejercía como autoridad del cementerio, claro, sin venir a cuento. Cosas que suceden en la ciudad perdida.

Impactante imagen

Publicado: agosto 23, 2016 en Uncategorized

Impactante-imagen_EDICRT20160822_0001_13

http://www.eldiario.es/vinetas/Impactante-imagen_10_550944901.html

Captura-Clos-Gomez-Inaki-Williams_EDIIMA20160822_0326_18
Captura del momento en el que Clos Gómez informa a Iñaki Williams de la paralización del partido.

http://www.eldiario.es/desalambre/ONG-antirracistas-contundencia-Inaki-Williams_0_550845199.html

Portada 2

LA VIOLENCIA DEL TIEMPO IV

Daños psíquicos, Jorge Bruce

Publicado: agosto 22, 2016 en Uncategorized

Una de las múltiples consecuencias de la histórica marcha #NiUnaMenos, ha sido poner en evidencia las clamorosas deficiencias del aparato estatal para tratar el daño psíquico en los casos de violencia de género. En el informe “El Balance de los Daños”, escrito por Renzo Gómez en el suplemento Domingo de La República, se consigna lo siguiente: “Después de que los moretones desaparecen y los puntos cierran, hay heridas que permanecen abiertas y no reciben una merecida atención: las lesiones psíquicas”.

En este punto el síntoma es multideterminado, como suele serlo. Las mujeres siguen siendo tratadas como ciudadanas de segunda (Woman is the nigger of the world, cantaba John Lennon). Nadie es más desempoderado en el Perú que una campesina quechuahablante. Por lo tanto, la violencia de género es tomada a la ligera. “Es conyugal, no podemos intervenir”, me dijo una vez un policía cuando le señalé que un hombre estaba golpeando a su pareja en un vehículo. En lo que respecta a las evaluaciones psicológicas de los daños, hay una falta dramática de profesionales: 380 psicólogos forenses y 8 psiquiatras (¡!) a nivel nacional.

http://larepublica.pe/impresa/opinion/796139-danos-psiquicos

Entrevista a Rodolfo Cerrón-Palomino sobre su libro “Tras las Huellas del Inca Garcilaso. El lenguaje como hermenéutica en la comprensión de nuestro pasado” (Latinoamérica editores-Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar, Boston 2013) por Gustavo Flores Quelopana

E13082