Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

En el territorio indígena Tanaru, situado en lo más profundo de la Amazonia brasileña, habita el hombre más solitario del mundo. No tiene apenas posesiones y por carecer, carece hasta de nombre conocido y compañía. No habla con nadie, se ignora su idioma y el pueblo al que perteneció. Tan solo hay una sospecha: que es el último de una comunidad cuyos miembros fueron posiblemente aniquilados por pistoleros a sueldo y enfermedades cuando se abrían camino en la selva de esta región de Rondonia. Pudo ocurrir en la década de los ochenta, durante la construcción de la BR 364, una polémica carretera financiada por el Banco Mundial. Así lo creen los investigadores de Survival, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas, que con su campaña Déjenles vivir defiende el derecho de estos a conservar sus tierras y decidir cómo quieren coexistir.

https://elpais.com/elpais/2018/06/18/planeta_futuro/1529331737_195563.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Anuncios

Mes de anacoretas

Publicado: julio 17, 2018 en Uncategorized

Es un mes para huir y encerrarse como un anacoreta y desconectar como una monja de clausura del Convento de las Descalzas Reales de Madrid. Sumergidos en uno mismo ¿la razón? Es que hay fútbol hasta en la sopa, y fútbol con sopa sabe muy mal- el diario La República en Perú casi el noventa por ciento de sus noticias son y eran sobre el mundial de fútbol y muchas de ellas intrascendentes. No es que no me guste el balompié, es más lo disfruto cuando veo un buen encuentro. Lo que no me gusta son estos macro eventos que se llaman los mundiales de fútbol. Es un batiburrillo de emociones mal encaminadas. Uno de ellos es que explotan el nacionalismo hasta hacerse empalagoso – los nacionalismos siempre utilizan a este deporte para hablar del alma de un país, la identidad nacional y otras fanfarronadas. Así visto carece de imaginación, quizás por eso los periódicos están tan aburridos que entrevistan, por lo general, a escritores (pocas escritoras, me parece que ellas son más críticas con el embobamiento general de este deporte) sobre el fútbol y muchos de ellos, literalmente, no han dado pie con bola en su puñetera vida como ciertos periodistas o opinólogos de este deporte ¿por qué no entrevistan a una médica, a una psiquiatra o una física? Los escritores entrevistados, muchos con superficial solemnidad, adquieren el protagonismo de una suerte de demiurgos del azar (lo peor es que algunos se lo creen). No digo que no he visto un partido del mundial, los miro cuando puedo de reojo. Con reservas y sin ponerme camisetas nacionales, además que trae mala suerte. Cuando vivía en América la idea que circulaba en los mundiales era casi un encuentro en América o Suramérica improvisada y bizarra, casi siempre Brasil y Argentina, frente a la Europa colonial, segregacionista y rica. En dicho binomio geográfico muy dirigido no incluían a los países africanos y asiáticos, siendo ya los menos mentados los de Oceanía. Tanto era el bombardeo que muchos bípedos hasta ahora se creen tamaña falsedad cartográfica. Felizmente, por los primeros resultados todo esto está cambiando en la cartografía de este deporte tan popular como la eliminación de Alemania, Brasil o Argentina. Después de unos años, y de este lado de la cocha, veo que esos exacerbados sentimientos nacionales se caen como castillos de naipes después de ser eliminados. Son flor de un solo día. Mientras tanto a desconectar cada que se pueda porque la sombra de este deporte es muy larga y uno puede terminar claudicando y voceando los goles ante el televisor o un grito lastimero ante penal perdido de Cristian Cueva.

Meredith Broussard quería ser programadora. Se matriculó en Ciencias de la Computación en la Universidad de Harvard y era una de las únicas seis mujeres de la promoción, pero “el sexismo” la empujó a cambiar de carrera. Hoy es profesora de Periodismo de la Universidad de Nueva York y autora del libro Artificial Unintelligence, en el que describe los problemas de la tecnología y los sesgos raciales y de género que se esconden tras los algoritmos. Broussard critica que el mundo digital está reproduciendo las mismas desigualdes que la vida real y cree que parte del problema son las matemáticas, una disciplina que sustenta la programación, que históricamente ha sido liderada por hombres y que poco se ha preocupado por los problemas sociales.

https://elpais.com/tecnologia/2018/07/06/actualidad/1530872695_047850.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Azuzando los viejos fantasmas

Publicado: julio 15, 2018 en Uncategorized

Los ambiciosos planes de desarrollo sobre la floresta hacen aflorar los prejuicios y mezquindades que guardamos dentro. Son esas mochilas que tienen mal olor. Una de las pesadillas que carga los planes de desarrollo o de progreso en la Amazonía es que la sociedad criolla es la abanderada de este progreso y los indígenas son el atraso. Así somos de bipolares. Ellos contra nosotros. Uno de los ejemplos más claros de lo que señalamos fue el famoso escrito de Alán García Pérez, “El perro del hortelano” donde se decía que ellos, los indígenas, son los que se oponen al progreso y se comportan como el perro del hortelano que no come ni deja comer. Resumía y reproducía el discurso de la vieja (y rancia) idea conservadora, de la cultura peruana, de cara a la floresta y sus habitantes. Un presidente, en esos momentos, que exponga así tan crudamente sus ideas es compañero de viaje del presidente Trump y de la patulea de la misma calaña en este milenio huérfano. En estos momentos está en discusión el famoso proyecto de las hidrovías en la Amazonía. Las organizaciones indígenas se oponen a este proyecto porque los estudios de impacto ambiental, nada claros, y los procesos de consulta sobre los habitantes ancestrales de la selva no están siendo los más adecuados. Me parece que esa oposición legítima al proyecto está dentro del derecho de participación. Si no me parece bueno puedo oponerme, y más, si hay intereses de mucha gente que puede sufrir los daños directamente. Y no solo la gente sino también los recursos naturales. Recordemos la sentencia de la Corte Suprema de Colombia que señala que la Amazonía es una región que tiene protección legal que puede ser un buen alegato a favor contra la construcción de este proyecto de hidrovías que no guardan ni las formas y el fondo. En ese momento del proceso, un representante del Congreso por Loreto cuyo nombre es mejor ignorar, señala a las organizaciones indígenas de poner trabas al proyecto ¿tendrá algunos intereses mercantiles el congresista de marras por querer apurar este proyecto?, ¿otra vez el discurso (o cantaleta) que los indígenas son un freno al progreso? La Constitución Política peruana señala que la Amazonía tiene protección constitucional y las políticas públicas sobre los recursos naturales no se pueden improvisar y menos apurar, desgraciadamente, en manos de congresistas como el que ve a los indígenas como el freno para el desarrollo estaríamos en un serio desamparo.

Espejo roto (3)

Publicado: julio 12, 2018 en Uncategorized

Lo que nos revela la tortuosa relación de las personas humanas con las máquinas, en este caso los ordenadores y las redes sociales, es la profunda soledad en la que estamos sumergidos. Hay personas que están más atentos a lo que le envían por las redes sociales que a lo que está sucediendo con su entorno. Cada vez la pobreza en términos emocionales de la humanidad es mayor que muestra la poca vida en la que se desenvuelve. Es un fenómeno que ocurre en cualquier punto del globo terráqueo. En Maputo, Lusaka, pasando por Illa Gran o Madrid la gente está conectada, “enganchada” como un poseso a la pantalla del móvil, tableta o del mismo ordenador. Le importa un mamey la bulla urbana o la turistificación de la ciudad. A lo suyo, el resto poco importa. En una de los capítulos de “Black mirror” trataba que las personas llevaban un chip cerca de la oreja y a través del chip rastreaban la vida de las personas, claro, la vida en la red. Es así que el personaje decide rastrear la vida de su mujer en la red llegando así a sus antiguos novios ¿es eso lo que queremos? Cada persona tiene su pasado y no por eso la podemos condenar y maltratar. Entonces, el marido con la información de ella existente en la red él comienza a torturarla psicológicamente. La vida en común se hace endemoniada. Llegando a ir, lleno de celos e ira, hasta la casa del antiguo novio para encararle y llega a dudar de la paternidad de la hija, quien inocente a todo jugaba en la casa ¿hasta dónde podemos llegar con el uso de la información en la red? En otro de los capítulos de la serie, alguien que no se sabe quien comienza a usar a personas, con información íntima de ellos en la red, para que asalten un banco. Una vez conseguido su propósito, la información que tenía sobre ellos, y que la usó como chantaje, finalmente, es puesta a disposición de todos ¿estamos creando un mundo cada vez más plano e inseguro?

Book towns started with Hay-on-Wye; now there are communities around the world that celebrate the written word. In this extract from a new book, the author picks 10 to leaf through – and visit

https://www.theguardian.com/travel/2018/apr/26/10-worlds-best-book-towns-france-spain-south-korea-usa?CMP=fb_gu

Tiempo de primavera

Publicado: julio 10, 2018 en Uncategorized

Es junio y la borrasca nos acompaña en Madrid. Las personas del tiempo auguran por lo menos tres semanas así con este tiempo. Todo el mundo se queja de la lluvia, del frío, “que del frío pasas al calor durante el día”. Días primaverales. Hay un dicho que se repite por estas coordenadas geográficas que hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo. Por eso ahí anda el tiempo dando guerra a todos. Mis paseos vespertinos claro que se resienten. Debo ensayar fórmulas para encontrar un momento que amaine la lluvia y salir a dar una larga caminata. Literalmente no quiero que se me agüe la fiesta y menos con el puñetero aguacero. Debo confesar que en esas caminatas es donde me afloran mejor las ideas, encuentro soluciones a los atascos en lo que ando envuelto. Por eso las añoro, a las caminatas, que ni en invierno dejo de salir a caminar. Me invento paseos – parezco a mi padre que encuentra motivos o se los inventa para salir de casa. Sentir el frío o el calor del tiempo en el cuerpo te hace sentir humano. Mientras tanto en casa planifico las lecturas de libros. O eso pienso, pero me gana el caos. Avanzo con prisa en unas y dejo otras que no han logrado seducirme. No me aclaro con facilidad y sé que es por la falta de caminar. Es como si un óxido repentino me ha entrado en las carnes. Se me enmarañan las prioridades o no sé darles un mejor valor a ellas. Un enredo. Para remate, muchas veces, yerro en las elecciones y los libros se van acumulando en la mesa del ordenador. Al mismo tiempo, hay libros que mandan los amigos y el cartero, muy amablemente, me avisa que tengo un libro y sube a entregarme en propias manos. Cuando nos encontramos en la calle nos saludamos, es una persona amable. Conversamos brevemente. Trato de hacerme amigos con los carteros (es una profesión que me gustaría haberla ejercido alguna vez). Es el mejor enlace con el exterior. Mientras tanto, esperando que mejore el tiempo me distraigo en tareas caseras. Es primavera.