Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

Encuentro de las aguas

Publicado: mayo 27, 2018 en Uncategorized

Cuando en el Mercado Central de Fortaleza, Brasil, tenía frente de mí cientos de obras de la literatura de cordel esbocé una sonrisa de complicidad con los textos y mi memoria. Como sabemos la literatura de cordel del noreste de Brasil es, digámoslo así, una suerte de reescritura popular en algunos casos y de creación en muchas. En el caso de la reescritura tenemos el caso de obra de Carlos Marx como el Manifiesto comunista esté reescrito con el ánimo de buscar un número mayor de lectoras y lectores sobre este pensador contemporáneo, no es fácil y en pocas páginas. En esta misma línea está “A historia de Dom Quixote en cordel” ¿hasta dónde habrán apretado al manchego cincuentón? En el caso de creación de la literatura de cordel como los de Antonio Conselheiro o Chico Mendes que los tengo a la mano al lado del ordenador. En ambos casos, en la reescritura y por libre se filtra la creación. Leyendo “Historia de la vida abreviada” de Enrique Vila- Matas, según cuenta este lúcido escritor catalán, que una de las preocupaciones de estos creadores del grupo era que las obras o textos sean de fácil transporte. Es más, el filósofo alemán Walter Benjamín ideó una máquina de cómo portar estos libros e indicar si las obras son insoportables, si es posible decían que las obras y la biblioteca pudieran ser transportadas en una maleta. En un vídeo que encontré en Youtube vi que la producción artesanal de la literatura de cordel se puede transportarse tranquilamente en una maleta. Sí. Va de un lugar a otro del sertão sin ningún problema y sin los dolores de cabeza del peso del exceso del equipaje que sufrimos cuando viajamos. Se me vino la luz mientras escuchaba la música en medio del movido mercado de Fortaleza. Me dije mientras repasaba las obras en el cordel de Sindeaux, así se llamaba el creador y vendedor de este tipo de literatura, en el Mercado Central, que aquí había un punto de encuentro entre la élite literaria de los amigos de Benjamín (los shandys) y otros y el de la literatura de alcance popular como es la literatura de cordel ¿se pudiera imaginar muchas de las reflexiones como “Sobre el concepto de historia” de Benjamin en formato de cordel? Sobre todo que estos pudieran ser transportados en un maletín junto a otros grandes autores, sería uno de los sueños de estos artistas que “miniaturizar es hacer portátil, y que esta es la forma ideal de poseer cosas para un vagabundo o exiliado”, como dice Vila Matas. Sería como ganarse el premio mayor de la lotería.

Anuncios

¿Sólo el trabajo nos libera?

Publicado: mayo 24, 2018 en Uncategorized

Por estos magros tiempos cuando viajo en el metro, tren, autobús sin querer escuchas la conversación de la gente y casi siempre hay una constante: las malas condiciones laborales como el trabajar más allá de las ocho horas y sin retribución, no se pagan las horas extras o estas son en negro, chambas cada vez más irrespirables, que el pago es una mierda con el que no se llega a fin de mes. Amén de los trabajos precarios, estos muchas veces son promovidos por el mismo Estado que viola sus propias reglas. Está muy claro que el trabajo no libera, nos aliena, nos encarcela. En esas condiciones no es digno, te humilla, te lesiona la autoestima. No me extraña que haya movimientos en contra el modo de imposición del trabajo desde hace un buen tiempo, uno de esos pensadores fue el yerno de Carlos Marx, Paul Lafargue, se casó con Laura, una de sus hijas y publicó “El derecho a la pereza”. En estos días pesa mucho el malestar. Frustración. Desolación y poco optimismo para el futuro. Están corroyendo los buenos ánimos. Tenemos en Japón, sociedad industrializada, quienes refutan esa alienación por el trabajo como es el caso de los Hikikomori o en otra escala como el de la floresta, desde hace un buen tiempo, camina el denominado quillaoficio (a muchos artistas de la floresta lo llaman así despectivamente) ¿podrá haber quillaoficios ilustrados? La educación ya no es la tabla salvadora si recordamos al mantra que nos recitaban nuestros padres para alentarnos a estudiar. Entras a un bar a tomar un café y el tema entre los parroquianos, muchas veces, es el mismo sobre la decepcionante y desgastante situación laboral. Me enteré de primera mano una historia que me fastidió varios días. Un pata ucraniano trabajaba de conductor de camiones de mercancías por las carreteras de la Unión Europea. Un buen día casi al cumplir los cincuenta años le comunican por carta que estaba despedido. El vivía con su hija que estudiaba en la universidad. Su pago del paro era alrededor de quinientos euros mensuales y pagaba de alquiler trescientos euros, le quedaban solo doscientos euros para la manutención de él y de su hija. Para dar la puntilla, cuando hablé con él, su pago del paro ya se terminaba y no encontraba trabajo por más puertas que haya tocado y cursos de reciclaje (aggiornamento) en los que estudiaba. Me confesó que estaba dispuesto a trabajar de lo que le presentara y aún así seguía en el paro. Mientras me contaba su caso se me hacía un nudo en la garganta y la impotencia de no poder hacer nada. No es un momento fácil y de acuerdo a las perspectivas económicas esta situación nos acompañará un largo trecho todavía, la pobreza se agudizará y la riqueza de unos pocos crecerá exponencialmente. La economía capitalista que redistribuye ha entrado en un bucle que no sale desde hace un buen tiempo y el trabajo cada día dignifica menos ¿sólo el trabajo nos libera?

https://www.theguardian.com/books/2018/may/23/philip-roth-portnoys-complaint-and-american-pastoral-author-dies-aged-85

Muere el escritor Philip Roth a los 85 años
https://elpais.com/cultura/2018/05/23/actualidad/1527046191_251563.html

Muere Philip Roth, gigante de la literatura estadounidense
https://elpais.com/elpais/2018/05/23/album/1527046648_300516.html#foto_gal_3

La obra que cambió una vida
https://elpais.com/cultura/2014/11/25/actualidad/1416940053_326992.html

Por el watsap me llegó la información de la numerosa y dispar presentación de libros en Isla Grande. Era un mijano de libros. La abrumadora presentación de los libros en pocos días era, desgraciadamente, una muestra de la precaria política institucional de la publicación de libros en ese punto de la floresta. Pasamos del hambre a la obesidad en un santiamén ¿será acaso una muestra y huella de la cultura extractivista muy afincada en la floresta? Se sumaron a esta iniciativa algunas editoriales de la ciudad donde se podía observar la poca presencia de mujeres creadoras en las presentaciones. Mis comentarios no lo digo con el ánimo negativo sino para que estos puedan ayudar a futuras acciones a implementarse. Alguien comentaba que muchas veces más que escasez de recursos se sufre pobreza de planteamientos. Bajo esta singladura, con poco dinero también se puede hacer cosas y no te exime para eludir de responsabilidades institucionales. En Isola Grande durante todo el año existe escasa (casi nula) actividad cultural, se puede ver en las actividades públicas. Y de repente, toma ya, presentaciones de libros hasta reventar en un contexto como el amazónico donde la gente no lee, según las encuestas. La gente huye de la lectura y de repente, un atracón de libros. Debería haber un punto de equilibrio en las decisiones de estas actividades. Se hubiera podido planificar y hacer una o dos presentaciones de libros al mes durante todo el año, así el programa es más sostenido y, paralelamente, actividades de estímulo para la lectura. No todo de golpe, ¿pan para hoy y hambre para mañana? Resume esta política ese viejo dicho castellano. Además, y paralelamente, de otras iniciativas culturales que seguramente propuestas no faltaran. Desde hace un tiempo he sugerido que se haga un homenaje monográfico a Ofelia Montesco, actriz amazónica que triunfó en la difícil meca del cine latinoamericano, en México, pero nadie escucha. Ofelia estaba orgullosa de ser amazónica, pero no tenemos de ella ni una calle con su nombre que nos recuerde. Seguramente hay más ideas como esta que pudieran aportar a la endeble política cultural de esa parte de la manigua. Infelizmente, está muy claro, que la planificación no es nuestro fuerte y es una gran debilidad. Pero estamos a tiempo de cambiar. Ojalá se pueda.

Fátima Barros, de 42 años, suele recibir amenazas de muerte, al igual que el resto de su familia, por escrito y en persona, y no solo no le sorprenden sino que ya le parecen inevitables: “Soy mujer, negra y quilombola: soy lo que Brasil no quiere ver”, suspira con una voz ronca. Tiene la mirada dura y las facciones redondas y está postrada sobre una mesa de piedra en el patio de un colegio de la ciudad de Balsas (Maranhão, nordeste de Brasil), donde se reúne con EL PAÍS. La amenazan por ese último rasgo, quilombola. Ella vive en lo más rural de Tocantins, un Estado ya de por sí rural del nordeste brasileño, en un quilombo, o sea, tierra apropiada por exesclavos tras su liberación a finales del siglo XIX.

https://elpais.com/internacional/2018/05/13/actualidad/1526168872_423860.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Cuando uno visita las diferentes librerías en distintos puntos del planeta azul observa en las estanterías que la globalización, o mundialización, tiene como eje la homogeneización de títulos de obras y de autoras. Son los mismos títulos en diferentes idiomas. Pareciera conducirnos al pensamiento único del gran jefe, una redonda pesadilla orwelliana que cada vez toma más fuerza y parece incontenible. En este mismo sentido, hablaba amenamente con una conocida en Fortaleza, de formación en Filosofía, mientras conversábamos le comentaba filósofos como Spinoza, Walter Benjamin, Rawls entre otros y su rostro cambiaba de expresión y añadió muy seria, es que también hay que leer a pensadores que están al margen del centro de Europa. Sí, tenía razón. Nos movemos entre esas dos tensiones. Es cierto, que no hay que ignorar a la producción en Europa y Estados Unidos (muchas veces, etnocéntrica, patriarcal, colonial), por ejemplo, pero tampoco descuidar o ignorar el conocimiento que se produce en otras coordenadas geográficas que es muy valioso y útil. Y esa es la situación que está pasando con la producción de libros, infelizmente, va en una sola dirección sin detenerse a contemplar lo que se produce en los parajes locales. Desgraciadamente, el matiz del color local se pierde y mucho. Las palabras de Chejov o Tolstoi (está en disputa la paternidad de la frase) ha sido puesta en cuestión, “Pinta tu aldea y pintarás el mundo”, claro y para mal. El brío de lo local se diluye en este tsunami expansivo que tiene como característica diluir lo local, quizás esto pueda sonar a melancólico o de un rancio romanticismo pero es lo que está ocurriendo ¿estamos desechando lo particular a favor de lo general? Es una cuestión a enmendar sino la realidad libresca se pondrá monocolor y aburrida. Así pude enterarme la producción de un jurista brasileño de un título por demás sugestivo “Direito achado na rua” de Jose Geraldo de Souza Jr. Felizmente, no todo es gris.

Amistad

Publicado: mayo 17, 2018 en Uncategorized

Conservar una amistad es una tarea hercúlea de ambas partes. Hablo de las verdaderas amistades. Aquellas que se cosechan en la vida y que duran después de ella. Es más, hay tratados sobre la amistad desde tiempos inmemoriales. Bajo esas premisas leía con mucha atención a Gershom Scholem “Walter Benjamin. Historia de una amistad”. La tapa del texto tiene la pintura de Paul Klee “Angelus novus” (propiedad de Benjamin) que era un lóbrego anticipo de lo que vendría después con el nazismo y el genocidio en los campos de concentración (su infeliz colofón) donde murieron hombres y mujeres, judíos, gitanos y homosexuales. Este mismo pensamiento está brotando por estos tiempos con escandaloso éxito ante la complicidad de todos para no combatirlo con las ideas y las acciones. Sholem ha escrito un libro sobrio que registra la historia de la amistad entre él más inclinado a los estudios del judaísmo y Benjamin sobre las preocupaciones de su tiempo. Me interesaba seguir de cerca a este pensador teutón que iluminó en su tiempo y hasta ahora con sus análisis sobre la sociedad. Voy nutriéndome poco a poco, despacio, saboreando sus textos. Es un pensador que tocó varios palos: reflexiones sobre el arte, la filosofía, la literatura, fue ensayista, traductor entre otras actividades para vivir y sobrevivir. No la tuvo fácil mientras vivió. Ante todo Benjamin era un fisgón del momento. Un viajero impenitente y gran flaneur esta última cualidad lo demuestra Benjamin a lo largo de sus escritos y su vida errante. Se dijo de él, “Un desplazado, alguien condenado a la movilidad”, quizás sea por eso que ideó un artefacto para portar libros en los largos viajes. Su vida no de rosas lo registra muy bien Scholem. Sus discusiones amicales de las cuales se nutrían. Recordar que este pensador berlinés se topó, circunstancialmente, con el vate de Santiago de Chuco, César Vallejo en una de las reuniones del grupo literario de los shandy. Ese cara a cara, si lo hubo entre estos dos artistas de su tiempo es lo que me más me atrae ¿Cómo habrá sido ese encuentro?, ¿Qué se dijeron? Preocupaciones personales aparte, el libro de Scholem es un testimonio de una gran amistad.