Archivos para julio, 2017

http://www.repubblica.it/spettacoli/tv-radio/2017/07/28/news/e_morto_il_dottor_pasquano_di_montalbano_addio_all_attore_marcello_perracchio-171870117/

El olor del parinari

Publicado: julio 30, 2017 en Uncategorized

La lluvia tropical había descargado torrencialmente que parecía que caía un alud de piedras a punto de romper el techo. El sonido era atronador. Como viñetas que adornaban la tormenta caían rayos y truenos en la oscuridad de la noche que le recordaba a los turbiones de su infancia. La noche se iluminaba a golpe de fulgores por los rayos que dibujaban ramas torcidas en el cielo penumbroso. La lluvia cambiaba todo. Se fue la luz eléctrica por unas horas, la ciudad se quedó en apagón, no era novedad ante una lluvia de esa intensidad. Se escuchaba la sirena de los bomberos. Las canaletas del techo estaban obstruidas con las hojas secas del mango del vecino, anegó por unas horas dejando un rastro de humedad en forma de un continente en el cielo raso. Gafes de vivir en esta isla, bisbiseó sin amargura y profunda resignación. Gracias a esa tormenta tropical de anoche la habitación se mostraba más fresca que el ventilador se hizo imprescindible. Pasada la tormenta se quedó hasta las tres y veintiuno de la mañana leyendo y esbozando algunas crónicas para su blog. Duerme poco estos días. Luego de caminar muy temprano y antes que salga el sol, el médico le había recomendado hacer ejercicios y tomar mucha agua (unos dos litros diarios), regresó a su habitación y se puso a ver si tenía algún mensaje por el móvil y nada. El café con leche sabía mejor que el de ayer ¿será la calidad del café? Es ecológico y no usaban plaguicidas, se leía en una de las etiquetas que llevaba un sello de agua la imagen de un grano de café del valle de Chanchamayo. Lo acompañaba con unas galletas un poco pasadas que estaban en una de las repisas de la cocina, todavía se podía comer porque la fecha de prescripción era dentro de un par de meses. Encendió el televisor y en el primer canal pasaban un programa infantil con una chica guapa a cargo del programa. Que bailaba y cantaba meneando el trasero ¿eso quieren los niños?, ¿no sería mejor algo para que piensen mejor? Son sus berrinches mañaneros. Se puso a zapear y se detuvo en un programa de entrevistas que pilotaba un viejo conocido y amigo untuoso de los gerifaltes insulares, el personaje era un ingeniero- comerciante que se rumoreaba que aspiraba a cualquier puesto político en las próximas elecciones. Estaba desesperado para figurar en la palestra. El ingeniero con gafas de pasta redondas (parecía a un nerd) estaba oficialmente en campaña. Sus asesores de prensa e imagen le dijeron adulonamente que tenía buen gancho en el público femenino – lo peor es que se lo creyó y con su voz redicha lanzaba cátedra en los diferentes temas y todos sabían de su supina ignorancia. En la entrevista lanzaba denuestos a todas las autoridades y funcionarios. Las manidas quejas que eran ineficientes, que la región necesita mejor líderes y que él encarnaba un proyecto nuevo, diferente a lo que se venía haciendo, pero nadie sabía cuál era su puñetero proyecto (sin mencionar su pasado de trapicheos y sobornos con el municipio de la isla de enfrente en el recojo de basuras, olía al supay). Luego de escucharlo unos minutos, apagó el televisor. Esa mañana, dijo malhumorado, empecé con el pie izquierdo y asestó un furioso golpe con la mano en la pared hasta sentir un ligero dolor. Es más de lo mismo y lo peor es que la gente embuché ese mensaje.


Tres libros para tumbar el mito de la tierra prometida/ Erwan Hesry

http://www.eldiario.es/cultura/tres_libros/libros-expatriados-lugar-mejor_6_649945002.html

Viñetas de Bissau

Publicado: julio 27, 2017 en Uncategorized

Nesta longa e oscilante vida
de Pátria dorida
a firme esperança que nos anima
advém do incerto

Edson Incopté (Bissau, 1987. Poeta guineano)

La poeta Elvira Sastre. Unai Mateo

https://www.infolibre.es/noticias/los_diablos_azules/2017/06/23/entrevista_elvira_sastre_66737_1821.html

En la imagen de la televisión sale un señor con traje y corbata, gafas de sol y con reloj muy caro. Sonreía muy serio a la cancha de tenis pero con los pensamientos puestos en otro lado. Tenía una copa de licor en la mano. Estaba acompañado de una chica de cabello negro y tez blanca, gafas de sol de marca y los labios repintados de color rojo. La pareja ideal y casi perfecta. Estaban muy atentos, cada uno a su manera, a lo que sucedía en la pista de Wimbledon, en la cancha central, donde juegan los que quieren los organizadores, pocos son los privilegiados – ellos tienen su debilidades por ciertos jugadores. El empresario atildado, minutos antes en la City, había hecho un jugoso contrato internacional. Mientras veía el partido él sacaba cuenta de las utilidades y una sonrisa de avidez iluminó toda su cara. “Esas commodities, es un negocio redondo”. Los jugadores sufrían en el tie break, que se hacía largo. Se necesitaba mucha concentración. Una buena derecha, un gran revés como respuesta.

***
Era un muchacho con muchas aspiraciones. Su cabeza redonda y con poco cabello se notaba desde muy lejos. Su nariz chata, una sonrisa franca y sin maldad. Ellos, sus padres, hermanos y él, no sufrieron las peleas de las guerras internas que fueron muy cruentas. Moraban en la Ilha Caravela. Emigró para la capital Bissau, en la isla no había trabajo, no había nada. El día que le dijeron que sí en la empresa donde dejó sus papeles se alegró. Que trabajaría recogiendo anacardos en la fazenda del señor Alves, por Safim. El trabajo era duro y con poca paga, no tenía vacaciones. Trabajaba de sol a sombra. Apenas alcanzaba para llegar a fin de mes, lo comido por lo servido. Edson estaba hasta las narices de todo. Encima dijo el gerente con cara de disgusto les dijo a los trabajadores que el precio de los anacardos ha bajado de precio.

***
Camino por este lugar donde se ha derramado mucha sal y lágrimas. Hay una voz del pasado de gran sufrimiento que se escucha hasta hoy ¿es acaso ese soul que acompaña en estos viajes?, ¿escuchan los quejidos? Era el “Memorial da Escravatura e do Trafico Negreiro”. Tenemos frente de este puerto al río Cacheu y al lado se divisa un viejo fuerte portugués desde el cual salían los esclavos para las Américas. Como duele estar en estos lugares. Te acongoja. Te arrepientes de ser humano. Miro el utillaje de los esclavistas. Le sujetaban las manos y el cuello, amén de las torturas. Se necesitaba mano barata para sus cosechas ¿este no es un viaje de eterno retorno?

El calor de los trópicos se siente desde que sacas el pie fuera del avión. Es la misma sensación cuando llegas al aeropuerto de Isla Grande. Inmediatamente, sientes que el sudor reina en tu cuerpo sin hacer ningún movimiento. Estábamos en Bissau luego de una escala previa en Lisboa, era muy de noche. El vuelo dura más o menos cuatro horas y media desde la capital lusitana. Casi nada para un vuelo intercontinental, salvo por las condiciones en las que se viaja: asientos muy reducidos que dejan al cuerpo aliquebrado. Eran las once de la noche y de la ciudad vimos muy poco, salvo el descuido de las calles, casi sin pavimentar y con enormes hoyos que parecía un campo de golf; y la agitada noche en las discotecas que nos iba indicando el conductor del carro hacia el hotel. Es un país que carga como gramática emocional una guerra civil reciente y un pasado colonial brutal en su lucha por la independencia frente a Portugal. A veces da la sensación de los ánimos muy aletargados de sus habitantes – a pesar de emblemáticas plazas que llaman a la acción como el caso del revolucionario Che Guevara o el de Almícar Cabral héroe nacional que arengó y lucho por la independencia nacional frente al invasor portugués, Cabral murió en circunstancias nada claras. Son normales esos ánimos amodorrados luego de ese cruento pasado muy reciente. Básicamente es un país que se ajusta al modelo extractivo exportador. El producto estrella son los anacardos (el “casho” en términos amazónicos) y paramos de contar. De otro lado, el negocio en alza, como no, es la telefonía y se puede ver en las calles a jóvenes ofreciéndote productos de ese sector. Hay mucho desempleo juvenil. Se advierte la enorme dependencia con su excolonia por los productos que se venden, se importa hasta el agua de Portugal. De mi paso por varios países en África se nota la dependencia de estos con las transnacionales de los países coloniales y, donde, desgraciadamente, la relación sigue siendo neocolonial, casi de sumisión. El reparto de África por los europeos en 1884- 1885, la Conferencia de Berlín, fue funesto para todos sus habitantes y todavía no se levanta cabeza. Estos mismos países imperialistas ahora hablan de gobernanza y otras zarandajas ¿es un destino cruel? Es por eso que las novelas de Ngũgĩ wa Thiong’o aprietan la espita contra el olvido.

P.D. Casi un apunte a pie de página. El único país latinoamericano que tiene sedes diplomáticas y centros culturales en los países africanos es Brasil, el resto da la espalda a África. Perú tiene lazos con África eso es innegable, pero seguro que el cuerpo diplomático y los políticos miran para otro lado como demuestran los hechos. Nuestra infeliz visión cateta del mundo.