Archivos para noviembre, 2018

Ll

Publicado: noviembre 29, 2018 en Uncategorized

Hoy es un día desapacible en Madrid, frío y mucha lluvia. Es el momento de los paraguas, digo antes de salir para el médico. Pareciera que el tiempo se ralentizara. Es como una cámara lenta que va detallando rostros ásperos, cálidos, que denotan que son caras de muchas latitudes en un metro de espacio. Hay una muchacha en la parada que tiene el rostro de Milena Jesenská, la traductora y novia de Franz Kafka. Parece tímida, está sumergida en sus pensamientos. La miro desde muy lejos mientras leo una crítica sobre Macedonio Fernández ¿por qué pensé en ella? Anoche antes de dormir leía las cartas que le escribía F a Milena. Se me dispara la imaginación. Es un rostro para una fotografía en blanco y negro paseando por las calles de Praga. Leyendo la glosa sobre Fernández entiendo mejor a Borges, a Cortázar, al mismo Piglia. Me pierdo recordando mis lecturas juveniles hasta que siento que me salpica una gota fría de la lluvia que me dice que debo volver a la realidad. En las paradas de autobús gente vestida con chubasqueros, con botas para el aguacero que está cayendo, pareciera que van a una guerra. Algunos con caras de pocos amigos enfundan el paraguas como si fueran espadas. La gente está intranquila porque el autobús no llega – cuando llueve en Madrid los atascos están a la orden del día. Escucho refunfuños por la tardanza. Alguien estornuda. Es un frío que invita a un café con algo dulce, yo voy por mi infusión de roibos, desde que lo probé en uno de los viajes a África no me desprendo de él. Beber un sorbo es recrear la tierra anaranjada de sus rúas, a la gente que lucha contra todo tipo de adversidad, de sus malos gobernantes aunque eso parece un síntoma mundial. Llega el autobús. Todos nos arremolinamos para subir. Es un día que invita a sumergirse en una buena lectura.

Anuncios

Maria Colera entrevista a Angela Davis, filósofa, profesora de Historia de la Conciencia en la Universidad de California, histórica dirigente del Partido Comunista de EE.UU., ex miembro de las Panteras Negras e investigadora especializada en feminismo, marxismo, abolicionismo del sistema penitenciario, teoría crítica y estudios afroamericanos.

https://www.elsaltodiario.com/hemeroteca-diagonal/angela-davis-raza-genero-y-clase-son-elementos-entrelazados

SS (2)

Publicado: noviembre 27, 2018 en Uncategorized

Es muy significativo que el discurso ambientalista o ecologista se resiste en la floresta. Hasta el discurso más light que enarbolan muchas de las ONG que están en el palustre no ha sido metabolizado debidamente por la ciudadanía. Muchas veces es visto que estas posturas ambientalistas lindan con el excentricismo y lo banal frente a una visión más utilitarista y a corto plazo que se tiene sobre los recursos naturales, el ambiente y las poblaciones locales. Se camina masticando los dientes y murmurando descontento conceptos sobre protección de recursos naturales, reciclaje, cambio climático. No cala. No se oye padre. A pesar de vivir ancestralmente en el bosque somos negados para la defensa de este. El bosque molesta. Se observa como una despensa sin fin, sabiendo que son recursos finitos. La tan mentada sabiduría del bosque es para orlar discursos que luego se olvidan. Ha ganado la lógica de extracción- capitalista que los recursos están para usarlo y nada más. La renta fácil como pregona el progreso capitalista. El discurso hegemónico es que las personas establecen una relación de dominio con la naturaleza, no de respeto muto. En esa misma carretera se encuentra el alegato del perro del hortelano ondeado por el expresidente García Pérez sin causarle ningún rubor ni mala conciencia sí es que la tuvo alguna vez, gobernó con mucho cinismo en sus dos mandatos. A pesar de todos estos ingredientes los jornalistas de la floresta ignoran este espacio para discutir las ideas ¿alguien ha cuestionado el progreso así como está planteado bajo esta espiral insaciable de descepar los recursos naturales?, ¿la economía verde?, ¿o la definición cajón de sastre del desarrollo sostenible?, ¿acaso añadieron al debate el concepto del buen vivir? Deben decir esas son paparruchadas intelectuales que a nada llevan. Hace un tiempo el científico Richard Bodmer publicó un valioso libro “Cambio climático y fauna silvestre en la Amazonía peruana” ¿se hizo una reseña del libro? Pasó casi desapercibidos, estaban por uvas.

https://www.infolibre.es/noticias/cultura/2018/11/22/daniel_innerarity_agitacion_politica_perfectamente_compatible_con_que_no_cambie_nada_89078_1026.html

SS

Publicado: noviembre 25, 2018 en Uncategorized

A lo largo de estos años en la floresta continental, desgraciadamente, han ocurrido muertes de líderes ambientalista. En el actual proceso de transición en Colombia ser líder comunal es un serio peligro como en México, les cuesta la vida. La muerte de Berta Cáceres, líder hondureña, es una muestra de las omisiones del cumplimiento de sus obligaciones de parte del Estado de cara a estos líderes que están, muchas veces, en calidad de indefensión defendiendo los derechos humanos. En el caso de la Amazonía tenemos la muerte, presumiblemente, en manos de unos sicarios del líder comunal asháninka Edwin Chota Valera, ocurrió hace unos años. Lo interesante de Chota es que era un líder comunal que defendía los recursos naturales, una persona justa que exigía el cumplimiento de la ley. Las balas de los sicarios le cegaron su vida en pleno monte. Lo horrísono del caso es que ni siquiera esa muerte espoleó al periodismo en la Amazonía como inspirador de esa lucha y dar batalla ¿ha habido precedentes de buen periodismo que postulaba la defensa de los recursos naturales en la Amazonía? Desgraciadamente, al menos en la floresta norte de Perú eso es casi impensable. El ejercicio del periodismo, infelizmente, está asociado a la defensa de los intereses particulares o de los políticos de ocasión para los cuales prestan sus servicios sin ningún rubor. Es lambiscón. El periodismo en el palustre ha perdido el norte. La literatura amazónica lo ha reflejado como puede verse en la trilogía “El árbol de Sodoma” de Jorge Nájar o en “Archipiélago de sierpes” entre otras novelas, la escritura ha estado atenta para mostrar el ejercicio torticero y lisonjero de este oficio. El mismo Vargas Llosa lo muestra en “Pantaleón y las visitadoras” donde el radioperiódico del Sinti es parte del atrezo de los trópicos. Estos hechos me lleva a preguntarme ¿alguna vez hubo buen periodismo en la floresta peruana o continental?, ¿nadie enarbola las banderas de Edwin Chota? o ¿las denuncias valientes en “La Felpa” o en “La sanción” ha caído en saco roto para las actuales generaciones?

Como rana en pozo ajeno

Publicado: noviembre 22, 2018 en Uncategorized

En estos tiempos de forofos apago la tele cuando paso por las tertulias políticas o las de deportes. Están llenos de crispación e insultos. Estos sanedrines están compuestos por gente que se deja llevar por refritos ideológicos y por atacar al otro que tiene una idea diferente ¿esto es el ágora? Son bustos parlantes que profieren consignas políticas o de los clubs deportivos, más aún, del fútbol. No se mueven de sus primeras posiciones, siguen erre con erre aferrados a sus puntos de vista iniciales. Es imposible escucharlos luego de dos minutos o menos. Parecen fanáticos mastuerzos vociferando en una jaula. Contaminan toda premisa básica para entablar un diálogo: el escuchar a la otra persona. Así la palestra pública pierde. A través de las sanas discusiones uno puede aprender, pero no cuando hay una gresca monumental de por medio. En esos momentos preliminares optas por apagar la tele. Esto no me lleva a ninguna parte. Tanto en los deportes o en la política el nivel de las opiniones es de muy baja calidad. Es como si escucharas una conversación en una taberna, totalmente improductiva, estéril. No te enseña nada. Por el contrario, te dan ganas de regurgitar. El diálogo en estos tiempos es hablar a través de los tuits o pequeñas reflexiones por el FB que son breves monólogos de Juanito Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Lanzas un tuit que incendian redes y opiniones haciéndose viral. Gran triunfo. Luego estos mensajes en cuestión de horas quedan en el olvido, ya nadie se acuerda ni comenta. Son estos tiempos donde todo se difumina en cuestión de un tuit. Es la nueva forma de dialogar de estos tiempos y el periodismo en complicidad ha dado paso a esta nueva forma de comunicación. Cada vez esa suerte de individualismo perverso corroe uno de los modos más básicos de relacionarnos con los demás como es el diálogo.

Pesadillas en bucle

Publicado: noviembre 20, 2018 en Uncategorized

Hace varios lustros en Perú, un asesor de inteligencia del presidente de la República en los chanchullos que intervenía también filmaba entregando dinero a sus cómplices, que eran ávidos corruptos, sus rostros llevaban ese sello. Se pudo ver a mucha de la clase política de entonces con pelos y señales. Fue una derrota moral para muchos peruanos y peruanas. Salían con bolsas y maletines donde guardaban el dinero, muchos lisonjeaban al siniestro asesor. Esos mismos vídeos que él filmaba y que los usaba para chantajear también, cosas de la vida, obró contra él. Significó el derrumbe del régimen que él asesoraba en el cual tenía un pasmoso poder político y real. Se confundía con el presidente al vestirse como él, parecían hermanos gemelos. Pareciera ser un relato real maravilloso pero hay testimonios de diarios y revistas que daban cuenta de ello. Uno pudiera pensar que eso no podía ocurrir en esos países allende a los mares. Resulta que en estas tierras del poeta Miguel Hernández un personaje que ejercía de comisario ha ido grabando a propios y extraños de sus arreglos para espiar a sus adversarios políticos de quienes le encargaban esos trabajillos sucios como en los tiempos más oscuros que se vivió en Europa. En esa lista de grabaciones aparecen políticos, jueces, asesores y fiscales. Han abierto una página web donde se pueden escuchar estas grabaciones, muchas de ellas de hace años, cada grabación nueva publicidad tiene a la clase política en vilo. Seguro que ha quitado el sueño a muchos. Cada día aparece una nueva grabación donde está implicado un político sea de cualquier color político. Desde las cloacas del Estado, como han llamado algunos, emergen las situaciones más nauseabundas de la vida democrática. A mí como peruano y latinoamericano, muy curtido en estas situaciones, me parece todo esto como un mal sueño repetido y que se viene en bucle. Como si esa siniestra película de los vicios públicos se vuelve a exhibir.